Viernes, 20 Octubre, 2017

            

Las Huertas del Generalife, tierras con mucha historia | Vídeo y Galería

Granada Digital se adentra en los espacios agrícolas de la Alhambra, las únicas huertas medievales de España asociadas a un recinto palatino que se mantienen siendo tierras productivas desde entonces

Panorámica de las Huertas del Generalife |Autor: Cristina Chaparro
Ángela Gómez | @_Angela_GA - Imagen: Cristina Chaparro


image_print

La Alhambra de Granada sorprende desde cualquiera de las perspectivas.  Millones de visitantes se han dejado embriagar por la grandeza de los palacios nazaríes, por la belleza paisajística que abraza al monumento y por vestigios que recuerdan la grandeza del arte mozárabe.

Pero el recinto monumental posee un rincón muy especial, y que a veces pasa desapercibido: las Huertas del Generalife.

Nos adentramos en la Alhambra, por el acceso a través de taquillas, que en un minuto nos planta en los jardines del Generalife, hacienda y zona de recreo construida entre los siglos XII y XIV, el palacio utilizado por los reyes musulmanes como lugar de descanso.

Los visitantes, en su recorrido pueden disfrutar de la belleza del terreno ajardinado, y si desvían un poco su mirada hacia la Alhambra, que queda justo enfrente, podrán ver que, entre ellos y el monumento nazarí, hay una vasta extensión de terreno de cultivo, divido en bancales. Del mismo modo la pueden descubrir aquellos que están al otro lado. Las torres de la Cautiva o desde la de las Infantas también ofrecen una panorámica de estas huertas.

Huerta de la alhambra - Cristina Chaparro 9

Cultivo en las Huertas del Generalife |Autora: Cristina Chaparro

Son cuatro y se denominan: Grande, Colorada, Fuente Peña y Mercería, y han sido testigos del paso de los años y de los siglos. Son auténticas y un tesoro que reluce.

“Son las únicas huertas medievales de España asociadas a recintos palatinos que se mantienen siendo huertas desde entonces”, explica a Granada Digital, Catuxa Novo Estébenez, jefa del servicio de Jardines, Bosques y Huertas de la Alhambra.

Esa es su singularidad y su señal de identidad. Las huertas han sido siempre eso, huertas. “Se cree que, desde que se construyó la Acequia Real para regar los jardines del Generalife, se implantó de forma más intensiva la producción agroalimentaria pero estas huertas han tenido su uso, única y exclusivamente para esto”, matiza Catuxa.

Catuxa y un asesor técnico, Ignacio Morón, nos invitan a pasear por ellas. El sol aprieta y la tierra luce un aspecto enérgico tras la lluvia que cayó en la ciudad la semana pasada. “Probablemente sean las únicas huertas medievales en España asociadas a recintos palatinos que se mantienen siendo huertas desde entonces”, puntualiza Ignacio.

Para visualizar la galería de imágenes, pinche en la fotografía

En la historia de Al-Andalus, es común la existencia de espacios hortícolas productivos en el entorno de asentamientos palaciegos. Pero, sin embargo, entre todo ellos, las Huertas del Generalife destacan porque fueron huertas seguramente antes de la construcción de la Alhambra y de forma permanente lo siguieron siendo hasta nuestros días, un hecho insólito.

La única modificación que han sufrido es que parte de la antigua Huerta de Fuente Peña se ha transformado durante el siglo XX en jardines y espacios para el ocio y la cultura, para el archivo de la Alhambra y otras dependencias.

Huerta de la alhambra - Cristina Chaparro 2

Catuxa, Félix e Ignacio atienden a Granada Digital |Autora: Cristina Chaparro

¿QUÉ SE CULTIVA?

Se sabe que entre los siglos X- XIV destacó la elevada agrodiversidad andalusí, por la introducción y consolidación de muchos cultivos orientales, tales como el arroz, la caña de azúcar, cítricos, moreras, azafrán, berenjenas, espinacas, cáñamo, algodoneros, plataneros, cártamo y alheña, entre otros. En la actualidad, estas huertas aún producen buena parte de esos cultivos así como también los más comunes: patatas, tomates, lechugas, habas, ajos, calabacines, calabazas, garbanzos

“Los cultivos no están mezclados, y estamos trabajando en la idea de articular un documento expositivo que permita explicar cómo ha evolucionado la agricultura en estas huertas palatinas”, explica Catuxa mientras nos dirigimos a la Huerta Colorada.

En ocasiones, los testimonios de los viajeros aportan datos relevantes sobre un lugar. Es el caso de estas huertas, que han sido percibidas y en las que han coincidido mucho como huertas arboladas, frondosas, con alineaciones de almeces cuyas raíces sujetan sus paratas y con un amplio abanico de árboles frutales: kakis, nogales, manzanos, nísperos, membrillos, perales, higueras, cerezos, ciruelos y, por supuesto, granados.

Junto al granado y el almez, la vid forma parte de la trilogía dominante, como elemento de pérgolas, emparrados y cepas.

Huerta de la alhambra - Cristina Chaparro 4

Una panorámica de las Huertas del Generalife |Autora: Cristina Chaparro

 

AGRICULTURA ECOLÓGICA

En estas huertas, el 99% de los trabajos se hacen con la espalda agachada y las manos como herramienta. La plantación es manual y el irrigado permitiendo el paso del agua acumulada en las acequias. “Hay épocas con más faenas que otras, pero aquí los tres agricultores que trabajan estas tierras no se aburren porque siempre hay trabajos auxiliares que hacer como, por ejemplo, labores de desbroce”, nos comenta Ignacio mientras nos dirige a la zona donde dos de ellos están plantando tomates.

“Se intenta llevar a cabo una agricultura ecológica, respetuosa con el entorno”, resume Catuxa, quien ve conveniente no mecanizar en exceso las laborales. “Estamos intentando recuperar antiguos sistemas de cultivo como, por ejemplo, los emparrados sobre almeces”, puntualiza. El Patronato de la Alhambra y el Generalife también está haciendo un esfuerzo por recuperar semillas antiguas.

A lo lejos se acerca Félix, unos de los trabajadores, para hablar con Catuxa e Ignacio. “Lo mejor que hay aquí son las habas, las reinas moras”, nos confiesa este trabajador que lleva 18 años labrando estas tierras y quien nos asegura estar enamorado de su oficio “Es un privilegio trabajar aquí”, afirma Félix.

“Este año hemos tenido muchas habas”, nos explica. Esas habas, como la mayoría del resto de la producción de estas tierras, la Alhambra las destina a los comedores de una residencia de ancianos en Armilla.

Si no puedes visualizar el vídeo, haz clic aquí:

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Soy Rosario Ortega Ajenjo, al ver estas imagines me ha recordado mi niñez ya que nací en la huerta colorada y salir de la misma para casarme que por cierto fue es Santa María de la Alhambra. La historia data del bastante años atrás ya que mis abuelos eran colonos y cultivaban la Huerta Colorada cuando los Marqueses de Campotejar eran propietarios de las misma, llegando con mi abuelo a un acuerdo y bajo contrato firmado las alquilaron a mis abuelos en el que constaba el el documentos de que pasaran como colonos fijos de padres a hijos y que se respetaran su descendencias en la huerta cuyo documento tiene fecha a primeros años del siglo 20.
    Viviendo en la misma huerta Colorada y cultivándola desde entonces tres generaciones. Cuando la huerta paso a propiedad de la Alhambra, empezaron las presiones y hacernos la vida imposible a los descendientes que vivíamos en la misma ya que no podían desahuciarnos porque unas de las condiciones que los Marqueses de Campotejar cuando cedieron estas huertas a la Alhambra , era con la condición de que se respetara los contratos firmados a favor de los colonos y descendientes. A
    A primeros del año 2000 que tras la muerte de mi padre y bajo un acuerdo económico MISERABLE y con presiones nos obligaron a abandonarlas.

    Cuando veo los nogales, granados higos y todo tipo de frutales, fueron sembrados por mi antepasados ya que cuando cedieron los Marqueses a mis abuelos la huerta estaba medio abandonada y si esta como nos la presentan ahora es gracias a los esfuerzos físicos de mi Abuelo y mi Padre y Hermanos que por cierto mi padre era jardinero y guarda de la Alhambra desde todo su vida.

    Quiero que se aclare todo y que se diga la situación actual de la mimas que es gracias a las tres generaciones que han vivido y mantenido las mismas para que en estos días se puedan disfrutar de esta maravilla.

    Esperando que se valore el trabajo de mis antepasados por encima de todo,
    les saluda,

    Rosario Ortega Ajenjo
    DNI 24287558-H
    P/D. No puedo presentar el contrato en el que me refiero, porque el día que se firmo el acuerdo de abandonarlas, El Patronato de la Alhambra tomo posición del mismo, esperando esté en unoe los archivos de la Alhambra.