Lunes, 23 enero, 2017

Las heladerías de Granada cumplen con todas las condiciones higiénico-sanitarias, según la Inspección

El alcalde de Granada en funciones y concejal de Economía, Francisco Ledesma, ha explicado que durante la temporada estival el servicio municipal de Salud realiza un control higiénico sanitario de aquellos establecimientos que elaboran productos alimenticios típicos en estas fechas



image_print

Las heladerías de Granada cumplen con todas las condiciones higiénico-sanitarias pertinentes, según se ha desprendido de la campaña de inspección realizada entre junio y julio, y que consiste en la toma de muestras normalizadas de los productos, para comprobar el cumplimiento de los límites microbiológicos, así como en el control de los obradores.

El alcalde de Granada en funciones y concejal de Economía, Francisco Ledesma, ha explicado que durante la temporada estival el servicio municipal de Salud realiza un control higiénico sanitario de aquellos establecimientos que elaboran productos alimenticios típicos en estas fechas. “Los obradores de heladería son inspeccionados todos los años al comienzo de su actividad ya que las altas temperaturas, la vulnerabilidad del producto y la población diana a la que están destinados hacen de los helados un producto sensible a distintas contaminaciones”, ha indicado.

Así, dentro de la campaña de control de obradores de heladerías, desde el área de Salud de la Concejalía de Medio Ambiente, se visitaron los 16 establecimientos de la capital, y se procedió a la toma de muestras normalizadas de los productos. Tras los pertinentes análisis, el laboratorio municipal comprobó que, efectivamente, todas ellas cumplen con los límites microbiológicos establecidos en el reglamento 2073/2005 y sus posteriores modificaciones.

Asimismo, junto a la toma de muestras, la inspección de los establecimientos se centró en el cumplimiento de las condiciones de los locales de fabricación, así como en las condiciones higiénico-sanitarias de las materias primas, el utillaje y maquinaria, el almacenamiento, los servicios higiénicos y vestuarios y el personal. También se comprobó la implantación de los planes generales de higiene mediante la revisión de los registros los mismos.

Tras la inspección girada, todas las heladerías cumplían con los requisitos señalados, si bien se detectó una incidencia en uno de los establecimientos, consistente en la ‘falta de separación entre el obrador y el punto de venta’; cuestión que ya estaba subsanada en la siguiente visita de inspección.

La segunda deficiencia constatada en otro obrador, relativa a la ‘cumplimentación de los registros de los planes de higiene’ ha dado lugar a la incoación de expediente sancionador. No obstante, ninguna de las dos deficiencias señaladas supone riesgo alguno para la salud pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *