Domingo, 19 Noviembre, 2017

            

Las fuerzas de seguridad mantienen activas 800 investigaciones antiterroristas tras dos años con alerta 4

Interior destaca la "eficaz" coordinación del CITCO, que ha intermediado en 98 pesquisas policiales en lo que va de 2017

Un detenido perteneciente a la organización del Daesh | EP
EP


image_print

Las fuerzas de seguridad mantienen activas en la actualidad más de 800 investigaciones antiterroristas, justo cuando se han cumplido dos años desde que se elevara a 4 sobre 5 la alerta por la amenaza yihadista, han informado a Europa Press fuentes del Ministerio del Interior. Desde entonces han sido detenidos 179 sospechosos por este tipo de terrorismo, de los que más del 90% se encuentran en prisión.

La creación en octubre de 2014 del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) aparejó un incremento en la intensificación en la lucha antiterrorista. Las investigaciones aumentaron un 62% en el primer año, al pasar de 145 en 2014 a 236 en 2015. En 2016 se dispararon con la incorporación de 248 investigaciones, manteniendo activas 802.

En lo que va de 2017 se han incorporado a las bases de datos del CITCO 127 nuevas indagaciones y 814 continúan como líneas de investigación activas bajo el ‘radar’ de las fuerzas de seguridad. El organismo dirigido desde su creación por el comisario José Luis Olivera ha intermediado en estos primeros meses de año en 98 casos, debido a que las pesquisas antiterroristas contenían datos coincidentes en diligencias practicadas por dos o más cuerpos policiales.

Las investigaciones canalizadas por el CITCO, según la documentación oficial consultada por Europa Press, ponen de manifiesto para Interior “el alto índice de entendimiento entre la Policía y la Guardia Civil, con todo lo que conlleva en términos de eficiencia y eficacia”. En 2016 hicieron falta cinco reuniones en las que el CITCO ejerció de árbitro ante las discrepancias puntuales entre los Cuerpos encargados de las investigaciones antiterroristas.

La semana pasada, la Fiscalía de la Audiencia Nacional difundió que había elaborado un plan de acción para evitar duplicidades como las detectadas con la detención el 21 de junio en Madrid de Rachid El Omari, un marroquí considerado “extremadamente peligroso” por la Comisaría General de Información. La Guardia Civil tenía abierta otra investigación, por lo que existían sendos procedimientos en los juzgados de la Audiencia Nacional números 2 y 5.

El encargado de detectar y paliar estas duplicidades es el CITCO, aunque los propios mandos policiales consideran que son a veces inevitables debido al alto grado de anticipación – o “tensión”, según la expresión utilizada por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido– en las actuaciones que llevan a cabo la Policía y la Guardia Civil, en muchos casos con respaldo del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

“Con la seguridad no podemos jugar y hay ocasiones en las que, en coordinación con fiscales y jueces, se debe detener y luego analizar, si se diera el caso, en qué se puede mejorar desde el punto de vista operativo”, explica a Europa Press un mando policial al frente de la lucha antiterrorista.

Este mando policial pone de ejemplo el caso de Radich El Omari, el marroquí a quien el juez Ismael Moreno envió a prisión al considerar que estaba “en vías de planificar un atentado”. El viernes fue otro juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, el que tomó idéntica decisión tras otra operación policial, esta vez en Mallorca.

En este operativo internacional fueron arrestados seis presuntos yihadistas, incluyendo un imam en Reino Unido y un español de origen marroquí en Alemania. Uno de los arrestados en Mallorca, Abdelkader Mahomoudi, había manifestado su intención de provocar una “matanza” en la Plaza del Ayuntamiento de Inca apuñalando a viandantes.

A última hora del viernes, el Ministerio del Interior informó de que la Guardia Civil había arrestado en Málaga a otro individuo, de origen sirio, sospechoso de haber combatido en las filas del DAESH. Es el 179º arrestado en operaciones realizadas en España y en el exterior desde que el 16 de junio de 2015 se elevó a 4 el Nivel de Alerta Antiterrorista (NAA).

SISTEMA INFORMÁTICO SCI-SICOA

El CITCO dispone de un Área de Coordianción que tiene como misión detectar investigaciones en las que existen datos coincidentes que afecten a personas físicas o jurídicas, teléfonos, domicilios, páginas web o vehículos. Para ello se utilizan los sistemas informáticos SCI-SICOA (Sistema de Coordinación de Operaciones Antiterroristas), las bases de datos donde vuelcan sus diligencias la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Si se atiende al crimen organizado, y no exclusivamente al terrorismo, a esas bases de datos se incorporaron 4.159 nuevas investigaciones de enero a mayo de 2017. En estos cinco meses, el CITCO logró que se desarrollaran de manera conjunta 310 investigaciones, es decir el 14%. En once ocasiones, el organismo dictó acuerdos de coordinación ante la falta de consenso inicial, aunque en la mitad de ellas se terminaron explotando las operaciones de manera conjunta.

La forma de trabajar comenzó a cambiar desde el atentado en Madrid del 11 de marzo de 2004, el último zarpazo terrorista que sufrió España. Numerosos países se han interesado por replicar una de las piezas claves, el sistema informático SCI-SICOA.

Las potentes bases de datos permiten rastrear coincidencias más allá de las indagaciones antiterroristas, cruzando datos para detectar nexos con investigaciones en curso de crimen organizado o tráfico de drogas. “Son una referencia y un espejo donde se miran el resto de fuerzas de seguridad europea”, repitió el viernes el ministro Juan Ignacio Zoido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *