Martes, 28 Marzo, 2017

Las FARC cumplen dos meses de alto fuego sin acciones ofensivas y con nueve combates “fortuitos”

El promedio de víctimas mortales en el conflicto se reduce a "mínimos históricos" y la actividad económica comienza a recuperarse

Marcha de las FARC | Foto: Archivo


image_print

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han cumplido dos meses de alto el fuego unilateral, un periodo en el que sus guerrilleros no han perpetrado “ninguna acción ofensiva” aunque sí se han visto implicados en nueve combates “fortuitos” con las fuerzas de seguridad colombianas, según las estimaciones del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (CERAC).

En su ‘Semanario de análisis de seguridad’, CERAC ha destacado que la violencia del conflicto en Colombia está “en mínimos históricos”. “Pero el conflicto sigue”, ha advertido este centro de análisis y seguimiento del conflicto en Colombia, tras asegurar que las FARC “no han realizado ninguna acción ofensiva en contra de la fuerza pública, la infraestructura o la población civil en este periodo”.

El CERAC ha afirmado que se han registrado combates pero “han sido fortuitos” y ha advertido de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha aprovechado este periodo para “generar acciones ofensivas pero con impacto limitado”. Sin embargo, también ha afirmado que “existe” una “evidencia circunstancial” de que se mantienen las “acciones criminales de búsquedas de rentas de las FARC”.

En esta misma línea, el centro de análisis colombiano ha asegurado que las fuerzas del Gobierno colombiano también han reducido “el número y el alcance de sus operaciones ofensivas”, manteniendo “las operaciones de control de territorio y protección de la población y la infraestructura. “Como resultado, existe evidencia circunstancial de mayor actividad económica en regiones fuertemente afectadas por el conflicto”, ha añadido.

MÍNIMOS HISTÓRICOS

El CERAC ha subrayado que, “gracias a la reducción total de las acciones ofensivas de las FARC, la violencia del conflicto “está en mínimos históricos”, de acuerdo con sus registros de datos sobre el conflicto colombiano desde 1984.

En el periodo que va desde 1984 a 2015, el promedio es de 27 combates al mes y 213 víctimas mortales en el conflicto, frente a los tres combates y 18 muertos registrados entre el 20 de diciembre de 2014 y el 20 de enero de 2015, y los ocho enfrentamientos y 40 fallecidos entre el 21 de enero y el 19 de febrero.

Del total de once combates contabilizado en los dos últimos meses, nueve corresponden a enfrentamientos “fortuitos” de las FARC con las fuerzas del orden, los otros dos se atribuyen al ELN y a los Grupos post Demosmovilización Paramilitar (GPDP).

El CERAC ha indicado que las FARC “han reducido en su totalidad los ataques a la población civil y a la infraestructura” y han “reducido sustancialmente acciones violentas contra objetivos de tipo económico”, como son autobuses, camiones, comercios y fábricas.

El centro de análisis ha advertido, no obstante, de que existe “información circunstancial” que da cuenta de esfuerzos de “reorganización territorial”, “reentrenamiento y acción política” de las FARC “durante” el alto el fuego unilateral, en los departamentos de Cauca, Nariño, Caquetá, Tolima, Huila, Casaner, Chocó, Arauca y Meta, así como “la región del andén pacífico”.

En cifras totales, en los últimos dos meses se han registrado 54 eventos violentos provocados por “otros grupos armados”, que han dejado 28 muertos, de los cuales 16 son civiles, cuatro son miembros de la Policía y cuatro son militares del Ejército.

RENACIMIENTO DEL ELN

El CRAC ha subrayado que un ELN “famélico” está renaciendo, con doce acciones violentas en estos dos meses. “Tal nivel representa casi el triple de su promedio de acciones en los últimos dos años”.

En esta línea, ha dicho que las minas antipersona están contribuyendo “sustancialmente” a la violencia del conflicto, con nueve activaciones “accidentales” en los dos últimos meses en Colombia y un saldo de dos muertos, uno militar y el otro civil.

“Los resultados del cese unilateral, hasta el momento, han demostrado que las necesidades de verificación no son tan grandes como se había señalado, lo cual apunta a unos menores costos de verificación en una situación post acuerdo”, ha concluido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *