Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Las estrategias digitales, prometedoras para la atención de emergencias cardíacas y accidentes cerebrovasculares

Los dispositivos móviles, las redes sociales, los medios audiovisuales y el 'crowdsourcing' tiene el potencial de mejorar la atención de emergencia de los paros cardiacos, los ataques cardiacos y los accidentes cerebrovasculares, según una nueva declaración científica de la Asociación Americana del Corazón

Una persona utiliza su teléfono móvil | Foto: E.P.
E.P.


image_print

El nuevo comunicado, publicado en la revista de la asociación ‘Circulation’, revisó los estudios científicos para evaluar los conocimientos actuales sobre la efectividad de las estrategias digitales en la mejora cardiaca de emergencia y la atención al ictus.

“Cuando los segundos cuentan, el reconocimiento temprano de los síntomas de un paro cardiaco, ataque al corazón o un derrame cerebral y la acción rápida pueden marcar una gran diferencia en si alguien vive o muere o tiene complicaciones graves después”, afirma Raina Merchant, directora del Laboratorio de Medios Sociales en el Centro de Medicina de Penn para la Innovación en los cuidados sanitarios en Filadelfia, Pensilvania, y coautora de la nueva declaración científica.

“Las plataformas digitales existentes pueden apoyar los esfuerzos para educar a la gente acerca de qué hacer en caso de emergencia. Aprender qué hacer –incluyendo la forma de realizar la reanimación cardiopulmonar [RCP] y el reconocimiento de los síntomas de un derrame cerebral– es algo que mucha gente puede hacer que puede salvar vidas”, subraya.

Algunos estudios sobre estrategias digitales han mostrado resultados positivos, como un estudio sueco que emplea una aplicación de teléfono móvil para alertar a los voluntarios a menos de 500 metros de una víctima de un paro cardiaco a responder y comenzar la RCP. Encontraron que el 62 por ciento de los voluntarios con la aplicación comenzó la RCP, mientras que sólo el 48 por ciento de los espectadores sin la aplicación inició la RCP.

ENVÍO POR MÓVIL DE FOTOS DE ELECTROCARDIOGRAMAS

Un estudio japonés detectó que cuando se envió al personal del departamento de urgencias fotos de un ECG de 12 derivaciones a través de un teléfono inteligente para la interpretación de los cardiólogos intervencionistas, el método de los teléfonos inteligentes acortó en 1,5 minutos el tiempo que necesitaron los médicos para diagnosticar a un paciente, en comparación con el envío de las imágenes por fax.

También pueden ser factibles apicaciones de los smartphone para ver las imágenes del cerebro en cuanto a accidentes cerebrovasculares y aplicaciones de videoconferencia por ‘Face Time’ para evaluar a los pacientes con accidente cerebrovascular por un neurólogo remoto. Sin embargo, los autores de la declaración destacan que, mientras que el potencial de la aplicación de estas herramientas para mejorar la atención es convincente, requieren pruebas de su eficacia.

Aunque ninguna investigación hasta la fecha ha mostrado resultados negativos del uso de herramientas digitales para la atención de emergencias cardiacas o accidentes cerebrovasculares, los autores plantean la cuestión de las consecuencias derivadas para los pacientes por información inexacta proporcionada a través de las herramientas digitales, lo que podría dar lugar a errores médicos y mayores costos.

“Como muchas de estas intervenciones son nuevas y emergentes, es un momento óptimo para llevar a cabo evaluaciones rigurosas al igual que se hace para las terapias e intervenciones médicas tradicionales”, propone la doctora Merchant.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *