Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

Las discusiones y la falta de sueño aumentan la posibilidad de padecer problemas del corazón

En cuanto a la cerveza, los expertos en nutrición reiteran los beneficios de esta bebida a la hora de evitar enfermedades cardiovasculares

Foto: E.P
E.P


image_print

La Navidad es una época para compartir con la familia y los amigos. Sin embargo, los eventos sociales, el estrés de las compras de última hora, las emociones intensas y los excesos en la dieta pueden desbordar la capacidad de adaptación del organismo.

Así, los especialistas de las unidades de Cardiología del Hospital Quirónsalud Torrevieja y del Hospital Quirónsalud Murcia aconsejan no variar demasiado los hábitos dietéticos y practicar ejercicio suave y aeróbico de un modo regular.

Del mismo modo, el descanso adecuado por la noche y evitar las discusiones con la familia son estrategias imprescindibles recomendadas por la Fundación Española del Corazón. Lo ideal es vivir las fechas navideñas sin sobresaltos y con tranquilidad; a fin, explican, de cuentas es un tiempo para disfrutar de la gente que queremos.

Los expertos ofrecen algunas recomendaciones para llevar mejor la Navidad, como no abusar de alimentos ricos en grasas que aumenten los niveles de colesterol. Una recomendación especialmente dirigida a las personas con enfermedades cardiacas crónicas.

Según el doctor Miguel Ahumada, especialista en Cardiología del Centro Médico Quirónsalud Orihuela, “en la cena es recomendable cocinar pescado azul, carnes blancas (ave, conejo, etc) y, por qué no, algo de marisco; y en la comida de Año Nuevo podemos preparar legumbres o verduras.

Hay que recordar siempre la necesidad de consumir alimentos con moderación para eludir las digestiones pesadas. Los pacientes diabéticos, hipertensos o con niveles de colesterol altos deben ser especialmente cuidadosos y, sobre todo, no olvidar su medicación, evitar la sal en lo posible y, por supuesto, no fumar, añade.

Otro de los consejos es no abusar de las bebidas alcohólicas, aunque diversos estudios sugieren que tanto la cerveza como el vino son saludables en dosis adecuadas.

En este sentido el doctor Francisco Picó, especialista en Cardiología del Hospital Quirónsalud Murcia, destaca que “el vino tinto, tomado en dosis moderadas, disminuye el riesgo cardiovascular gracias a la reducción del colesterol malo (lipoproteinas de baja densidad, LDL) y el aumento del colesterol bueno (lipoproteína de alta densidad, HDL)”.

En cuanto a la cerveza, los expertos en nutrición reiteran los beneficios de esta bebida a la hora de evitar enfermedades cardiovasculares, siempre que se acompañe de un estilo de vida saludable y se consuma con moderación. En cualquier caso, si tiene problemas de corazón ya diagnosticados, indican que es mejor reducir este tipo de bebidas.

NO DEMORAR LA VUELTA A NUESTRAS RUTINAS SALUDABLES

Pasada las fiestas, los expertos recomiendan volver a la dieta habitual, incorporando alimentos bajos en grasas saturadas y en sal. También es aconsejable incluir fibra, frutas, verduras, pescado, cereales y algunos frutos secos en el régimen alimenticio.

Pues lo habitual es que pasados los días de fiesta hayamos engordado entre dos y tres kilos y “lo ideal sería no aumentar nuestro peso para evitar el aumento del riesgo cardiovascular”, por lo que hay que tratar de hacer ejercicio regular o dar un paseo los ratos que tengamos libres y, por supuesto, “reducir el nivel de calorías consumidas en cuanto pasen los eventos más importantes”.

Tras lo que señalan que el descanso es fundamental para el corazón. Según un estudio publicado por European Journal of Preventive Cardiology, dormir entre siete y nueve horas al día reduce hasta en un 65 por ciento el riesgo de padecer enfermedades del corazón, mientras que hacerlo poco se asocia con problemas de sobrepeso, hipertensión o colesterol. Además, se sabe que mientras dormimos baja nuestra presión arterial, lo que resulta beneficioso para el corazón.

En muchas ocasiones, los pacientes se callan los síntomas de alarma que indican que existe un problema de corazón por no molestar a la familia, ya que saben que si lo comentan podrían ser ingresados en un hospital y “estropear” las fiestas. Es fundamental, concluyen, “que consultemos rápidamente con nuestro cardiólogo para no surjan complicaciones graves”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *