Martes, 28 Marzo, 2017

Las credenciales de Ochoa no aseguran una titularidad con Jémez

El cancerbero mexicano tiene por delante el arduo camino de convencer a un técnico que no fideliza a nadie

Guillermo Ochoa durante un entrenamiento con el Granada CF | Foto: Archivo GD
Gabriel Sánchez | @Gabisancara


image_print

El jalisciense ‘Memo’ Ochoa ya sabe lo que es vestirse de corto portando el escudo del balompié granadino. Su estreno se dio ayer en el amistoso que enfrentaba al Granada CF contra los intereses del Al-Ahli FC dubaití, en un Estadio Municipal de Marbella que atestiguó el quinto partido de pretemporada del club andaluz, cosechando un resultado calcado al de su anterior envite contra la selección de Argelia sub 23: empate a cero dianas.

El arquero mexicano salió de inicio al césped, aunque experimentó un escueto trabajo entre los tres palos ya que su conjunto fue dueño y señor del recreo durante toda la primera parte, jerarquizando la posesión y rematando con facilidad hacia la portería defendida por un inconmensurable Yasser que se cubrió de gloria parándolas de todos los colores.

Solamente un disparo desde la frontal por parte de Omar en el minuto veinticinco inquietó momentáneamente los dominios de Ochoa, que despachó la acción con solvencia. En la segunda parte fue sustituido por Oier, siendo la figura ausente un Iván Kelava que no participó en el partido debido a molestias musculares que arrastra desde hace unos días.

Aunque las credenciales sean por ahora escuetas y divaguen en lo difuso, todo apunta a que el portero se está adaptando correctamente al compás de Jémez, quien se caracteriza por acometer sesiones muy físicas, de posesión y con sacrificios tácticos permanentes.

Contando con la experiencia, trayectoria y expectación generada por Ochoa, deducir que parte con ventaja de cara a la campaña venidera respecto a sus dos homólogos en el plantel -Kelava y Oier- sería a priori formar una sentencia al alcance del raciocinio más puro, pero la especulación en el fútbol es cada vez un agente más impreciso: El técnico palmeño valora a sus hombres en base a la utilidad puesta en práctica, no dejándose iluminar por nombres reconocidos.

Ya ha comentado en alguna ocasión que las promesas en el fútbol son engaños anticipados, y el devenir en el campeonato liguero depende de múltiples factores predecibles solamente por la causalidad del destino. En el plantel rojiblanco no conviene mirar por encima del hombro, pues la titularidad no es un estado permanente si no el resultado de un trabajo excelso que sintonize con los intereses de Jémez.

El tiempo de moldeo está en el ecuador de su cocción, aunque el ‘Memo’ tiene motivos para creer en su contingencia, pues no es la primera vez que pertenece a un club del perfil luchador como es el nazarí. En el AC Ajaccio fue uno de los mayores apoderados en mantener al conjunto en la “Ligue 1” durante dos temporadas consecutivas, hasta que en la edición 2013/2014 su figura panteónica no pudo evitar el descenso. La idea de permanecer en Europa tras un mal trago por Málaga le motiva a ser una figura determinante, y la predilección de una grada que desea verle maniobrar erige un factor radiante de cara a relanzar su carrera deportiva. La pugna del entrenamiento diario dictará si el deseo se hace realidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *