Martes, 17 enero, 2017

Las CCAA sólo pagan a tiempo el 11% de las facturas que adeudan a las clínicas privadas

Encuesta de la FNCP y Deloitte

FNCP
E.P.


image_print

Las comunidades están reduciendo los conciertos con la sanidad privada y están tardando más en pagar, hasta el punto de que actualmente sólo el 11 por ciento de las facturas pendientes se abonan en el plazo de 30 días fijado por la Ley, según los resultados de una encuesta de la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP) y Deloitte.

El trabajo se ha realizado a partir de 50 entrevistas a gerentes de centros privados de toda España aunque, como ha explicado el vicepresidente de la patronal, Valentín Ballesteros, los datos son extrapolables al conjunto de clínicas que tienen algún tipo de concierto con las administraciones públicas, actualmente un 70 por ciento del total de centros.

Este tipo de conciertos se utilizan fundamentalmente con el objeto de reducir las listas de espera, en el 39 por ciento de los casos, seguido de conciertos para pruebas diagnósticas (32%) y asistencia general (29%).

La importancia de los conciertos repercute en la facturación anual de estos centros y, en un 47 por ciento de los casos, más de un cuarto de la de la facturación del centro depende de los conciertos con la sanidad pública, lo que produce una “marcada situación de dependencia” en algunos centros.

A lo largo del último año se ha reducido el volumen de conciertos en más de un 10 por ciento para cerca del 70 por ciento de los encuestados, y en más de un 20 por ciento para casi uno de cada tres (31%). Y al 50 por ciento de los centros se les ha reducido el precio abonado por asistencia sanitaria entre un 5 y 10 por ciento.

Además, y aunque los planes de pago a proveedores permitieron a estos centros cobrar la totalidad de las facturas anteriores a 2011, todavía existe una deuda acumulada desde entonces que en el 34 por ciento de los casos es superior al millón de euros.

En cuanto al tiempo de pago, el 20 por ciento de las facturas tardan en pagarse más de 90 días y, en el 31 por ciento de los casos, la demora supera los 121 días.

De hecho, explica Ballesteros, las únicas facturas que “se pagan bien” son las que están incluidas en los presupuestos generales de las comunidades, mientras que las relativas a listas de espera o pruebas diagnósticas “siempre van tarde”.

El aumento de la demora, unido a la reducción del precio de facturación, va a ocasionar un efecto “perverso” para las cuentas de muchos centros. Sobre todo porque a esto se añade que el 52 por ciento de los encuestados admite que la posibilidad de financiación de su deuda con la Administración pública es “compleja o inexistente”.

LAS ASEGURADORAS PAGAN BIEN

La demora en el pago de la Administración contrasta con los contratos de estas clínicas mantienen con las aseguradoras, que “salvo algunas excepciones” pagan dentro del plazo previsto.

El tipo de asistencia contratada por dichas empresas privadas es principalmente de asistencia general (51% de los casos), y en el 67 por ciento de los casos se firma un contrato que establece el pago por acto realizado.

No obstante, las clínicas tienen una fuerte dependencia de las contrataciones por parte de empresas de aseguramiento privado puesto que, en el 84 por ciento de los casos, su facturación depende en más de un
25 por ciento del negocio de las aseguradoras.

La encuesta también ha servido para corroborar que en el campo de las nuevas tecnologías “aún queda mucho por hacer”, según ha reconocido Ballesteros, ya que sólo un 42 por ciento de los centros encuestados tiene ya en marcha un registro médico electrónico para el seguimiento de sus pacientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *