Martes, 25 Julio, 2017

            

Las bebidas energéticas provocan insomnio tras una competición

Para realizar el estudio, publicado en 'British Journal of Nutrition' y recogido por la plataforma Sinc, los investigadores reclutaron a deportistas de élite



image_print

Las bebidas energéticas provocan insomnio y nerviosismo horas después de una competición deportiva, según ha mostrado una investigación realizada por expertos de la Universidad Camilo José Cela (UCJC), tras evaluar durante cuatro años los efectos positivos y negativos que producen las bebidas energéticas entre los deportistas.

Para realizar el estudio, publicado en ‘British Journal of Nutrition’ y recogido por la plataforma Sinc, los investigadores reclutaron a deportistas de élite del fútbol, baloncesto, rugby, voleibol, tenis, natación, hockey y escalada, a quienes les dieron tres latas de bebida energética o una bebida placebo antes de una competición deportiva.

El rendimiento deportivo se midió con el uso de dispositivos GPS que determinaron la distancia y velocidad recorrida en deportes de equipo. También se utilizaron dinamómetros y potenciómetros para medir el rendimiento muscular en otros deportes. De esta forma, se comprobó que si bien los deportistas aumentaron su rendimiento deportivo entre un 3 por ciento y un 7 por ciento, también incrementaron la frecuencia de insomnio, nerviosismo y el nivel de activación en las horas siguientes a la competición.

Y es que, su consumo produce un aumento de los efectos secundarios típicamente encontrados en otras bebidas con cafeína. Además, en la investigación no se encontraron diferencias significativas entre sexos, en la percepción de sensaciones positivas ni en la aparición de efectos secundarios.

NO APORTAN MÁS ENERGÍA
Las bebidas energéticas están compuestas principalmente de carbohidratos, cafeína, taurina y vitaminas del grupo B, con escasas diferencias en las cantidades e ingredientes entre las principales marcas de bebidas energéticas.
Al contrario de lo que indica su nombre comercial, las bebidas energéticas no aportan más energía de la que hay en otras bebidas como los refrescos, pero tienen un efecto ‘energizante’ relacionado con la estimulación producida por la cafeína.

De hecho, ninguno de los otros ingredientes presentes en las bebidas energéticas y en las dosis que hay en una lata de bebida energética produce por sí un efecto significante sobre el rendimiento físico o cognitivo.
La concentración de cafeína (32 mg/100 mL de producto) presente en las bebidas energéticas aporta un total de 80 miligramos de cafeína por cada lata (250 mL) aunque en la actualidad ya se comercializan envases con 500 mL.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *