Martes, 24 enero, 2017

Las aguas de baño de las playas granadinas presentan buenas condiciones sanitarias según el informe emitido por la Junta

Según un estudio del litoral granadino realizado por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales

Panorámica de la playa de San Cristóbal, en Almuñécar | Foto: playasycalas.com


image_print

Las aguas de baño de todas las playas granadinas mantienen unas adecuadas condiciones sanitarias, según el informe que ha elaborado la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales sobre el estado del litoral granadino correspondiente a la primera quincena de junio. Este estudio se basa en los análisis realizados por los técnicos de protección de la salud del Área de Gestión Sanitaria Sur de Granada en las 29 playas censadas en la provincia, correspondientes a nueve municipios.

La Junta de Andalucía ha vigilado en el conjunto de la comunidad autónoma un total de 346 puntos de muestreo en 262 playas de 61 municipios. Las muestras de agua son analizadas para determinar los diferentes parámetros exigidos por la normativa vigente, como los microbiológicos, transparencia, color, aceites minerales, presencia de espumas persistentes y sólidos flotantes.
El informe emitido por la Consejería de Salud refleja el buen estado de las 29 playas de Granada siendo totalmente aptas para el baño. El delegado de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía en Granada, Higinio Almagro, ha acompañado esta misma mañana a la técnica de Salud, María Elisa García, quien ha realizado una nueva recogida de muestras en la zona de Playa Granada (Motril).

Ambos, han explicado pormenorizadamente los detalles del Programa de Vigilancia Sanitaria de las zonas de baño de carácter marítimo (playas) y de carácter interior (ríos, pantanos…), puesto en marcha por la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales. Las aguas continentales (o de interior), por su parte, suman 25 zonas de baño y 26 puntos de muestreo (de ellas, seis corresponden a la provincia granadina). “El objetivo de este trabajo de control y seguimiento”, según Almagro, “es posibilitar que la ciudadanía pueda disfrutar de las zonas de baño con las mayores garantías posibles durante el periodo estival”.

El programa de vigilancia de la calidad de las aguas de baño facilita poder desarrollar actuaciones, dirigidas a la protección y la información de los usuarios, de forma ágil. Una información que los ciudadanos pueden consultar cuando lo deseen en la web de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales (www.juntadeandalucia.es/salud/).

Salud recuerda que los ayuntamientos son los encargados de mantener las condiciones de limpieza y salubridad de las zonas de baño, de colocar carteles informativos con las características, infraestructuras y medidas de seguridad, de vigilar los posibles puntos de vertido cercano para evitar riesgos y adoptar las medidas de gestión que le requieran las administraciones sanitarias y ambiental.

Para la valoración del grado de cumplimiento de los requisitos de calidad para el baño de las aguas, se tienen en cuenta los resultados analíticos de las mismas, las tendencias de comportamiento de las aguas a través de los resultados microbiológicos, las posibles incidencias detectadas en las inspecciones y otras informaciones procedentes de las autoridades ambientales y locales. Según estas consideraciones, el agua puede ser apta o no apta para el baño y, en este último caso, podrá existir prohibición del baño o recomendación de no bañarse.

PRECAUCIONES

Además, la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales dispone de un enlace en el que la ciudadanía puede consultar como protegerse de las altas temperaturas: http://si.easp.es/csalud/calor2015/index.html.

En él, también se recogen algunas precauciones a adoptar en las visitas a la playa, como tomar el sol con moderación, evitando exposiciones prolongadas y en las horas centrales del día; utilizar de forma frecuente cremas de protección solar, sobre todo después de tomar un baño, proteger la cabeza con gorras o sombreros, y beber agua con frecuencia para prevenir la deshidratación, entre otras.

Igualmente advierte sobre la importancia de seguir las indicaciones de los socorristas y respetar las señales de peligrosidad del mar (banderín rojo= peligro/ banderín amarillo= precaución/ banderín verde= baño libre) y no bañarse en zonas prohibidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *