Miércoles, 13 Diciembre, 2017

            

Labios Ombré y Tightlining, las últimas tendencias para primavera-verano

Desde que ambas técnicas aparecieron en las pasarelas de todo el mundo como París o Milán, han sido muchas las famosas y youtubers que ven estos estilos como los grandes descubrimientos para las estaciones más cálidas

Nerea Ortiz


image_print

Labios degradados y delineados customizables a cualquier momento del día. Esta es la línea general del maquillaje que se propone para primavera y verano. Según los tonos y los acabados de los labiales o los tintes, el efecto que se consigue es totalmente distinto. Se puede crear un ombré muy natural con labiales nude, hasta tonalidades flúor más veraniegas. Dependiendo de la personalidad, esta tendencia permite ser más arriesgada o más clásica. De cualquier forma se trata de una tendencia que atrae la atención, y además, es una forma nueva de salir de la clásica aplicación homogénea de la barra de labios o del gloss.

Famosas como Angelina Jolie han dado a conocer el tightlining, una revolucionaria forma de maquillar los ojos de una forma natural. Esta técnica es ideal para maquillarse buscando un look “cara lavada”; y también, para aquellas mujeres que no se maquillen de forma habitual. Con sólo dos productos, un lápiz waterproof y una máscara de pestañas, la definición del ojo cambia de forma radical.

TIGHTLINING

 ¿Cómo conseguir estas técnicas?

Los labios ombré, se maquillan persiguiendo un degradado perfecto, sin cambios bruscos de color. Para realizarlos, se necesitan dos labiales, uno más oscuro y otro medio o más claro dependiendo de la intensidad del primero; y además, un gloss. El tono más intenso se aplica a modo de perfilador por el contorno de los labios; y el más claro, de la misma forma a continuación. Al aplicar el gloss, conseguimos el degradado gradual que aporta el punto final al ombré.

Para el tightlining, solo es necesario un lápiz de ojos resistente al agua, ya que lo vamos a aplicar sobre una superficie húmeda, por lo que no ha de ser un producto excesivamente cremoso o un eye-liner, ni líquido ni en gel. Se aplicará sin ningún tipo de herramienta, ya que no presenta ninguna complejidad. Tan sólo se trata de delinear la línea de agua del párpado superior con el lápiz, que generalmente suele ser negro, marrón o gris; dependiendo de la intensidad que queramos conseguir. Para finalizar el maquillaje, basta con aplicar máscara de pestañas.

PASOAPASO 

El rostro queda relegado a un segundo plano. Para maquillar la piel se apuesta por bases aquosas, que aporten luz y un efecto satinado; abandonando para el verano los rostros mates sin imperfecciones. El bronceador y el iluminador vuelven a aparecer después de todo un invierno eclipsados por los labios o los ojos en tonalidades más atrevidas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *