Jueves, 20 Julio, 2017

            

La Zubia proyecta una planta de transformación de biomasa para obtener calor limpio y barato para el municipio

El proyecto generará empleo local, reducirá la dependencia energética municipal de combustibles fósiles y electricidad y contribuirá a reducir las emisiones de dióxido de carbono

Imagen ilustrativa de La Zubia | Foto: Gabinete
E.P.


image_print

El Ayuntamiento de La Zubia (Granada) proyecta, con asesoramiento de la Universidad de Jaén, un centro de transformación de biomasa residual (CCF), para obtener energía térmica limpia y barata, a partir de los restos vegetales del municipio y sus alrededores, monte público, cáscara de almendra, astillado de los olivos, poda de jardines.

Se trata de biomasa residual que, después de un proceso de conversión física sería biocombustible con destino a las calderas y estufas, tanto del Ayuntamiento y centros públicos, como de los hogares de La Zubia.

La biomasa abastecería también la red de calor municipal que el Ayuntamiento está proyectando para el ‘ecobarrio’ con distrito energético propio, en los terrenos que hay junto a la piscina cubierta y el pabellón de deportes, instalaciones que también serán caldeadas con energía procedente de la combustión de biomasa.

En la actualidad, el Ayuntamiento está estudiando la disponibilidad de biomasa (incluso los restos de hortalizas de la vega permitirían la elaboración de compost ecológico), y los posibles emplazamientos para la planta transformadora.

Para que esta infraestructura pueda ser amortizada en cuatro o cinco años, la empresa de base tecnológica Bioliza, de la Universidad de Jaén, recomienda la reutilización de una nave abandonada, alquilar la maquinaria. Con un proyecto nuevo, los costes se irían a un millón de euros, advierten.

Además de poner a disposición de los vecinos biocombustible para la producción de calor en los hogares, asequible y ecológico, en un punto próximo, el proyecto generará empleo local, reducirá la dependencia energética municipal de combustibles fósiles y electricidad, y contribuirá a reducir las emisiones de dióxido de carbono.

La quema de biomasa devuelve a la atmósfera una cantidad de CO2 similar a la que la planta absorbió durante la fotosíntesis, un equilibrio que no se da con los combustibles fósiles.

Tras el estudio de la disponibilidad de biomasa en la zona, hay que establecer la dimensión del centro de transformación, realizar un análisis económico financiero con una inversión mínima, rentable en pocos años, y decidir un modelo de explotación de la planta, basado en aspectos sociales y cooperativos.

La clave, apuntan desde Bioliza, para un aprovechamiento limpio y rentable de los restos orgánicos, es la proximidad, aprovecharlos donde se producen. Para el abastecimiento, el proyecto se marca un radio de 20 kilómetros, en los que el transporte es “insignificante”.

La Zubia dispone de monte de titularidad municipal, algunas hectáreas de secano, y restos de poda de parques y jardines. Además de biocombustibles, los restos vegetales herbáceos permitirían la elaboración de compost, abono ecológico a disposición tanto del Ayuntamiento como de las casas del municipio.

El coste actual de la producción de un kilovatio/hora de calor es de 8 céntimos de euro si se trata de gasóleo, y de 4-5 céntimos de euro si se produce con biomasa.

Bioliza es una Empresa de Base Tecnológica de la Universidad de Jaén, centrada en la búsqueda de soluciones técnicas y tecnológicas para dar valor energético a la biomasa residual de los sectores agrícola, forestal, agroindustrial y municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *