Viernes, 14 de Diciembre de 2018

            

La voz de un invidente como ‘guía’ para otros

La locutora Fátima Aguilera y Outbarriers han puesto en marcha en Granada un curso de locución para personas ciegas en pro de la integración de este colectivo, en el que aprenden a locutar y grabarán los mensajes de una ‘app’ que ayuda a las personas ciegas a salvar barreras

Óscar, uno de los invidentes que aprende a locutar en el curso junto a la profesora Fátima Aguilera | Foto: Archivo GD
María José Ramírez | @mariajsramirez7


image_print

Para una persona ciega una voz puede ser su guía y le puede servir para conocer mejor a través de ella cómo es el mundo que le rodea. Pero la voz de un invidente también puede servir para ayudar o informar a otros, porque el hecho de que no pueda ver no implica que no pueda comunicar. Con esta idea ha surgido un proyecto solidario pionero, impulsado por la locutora Fátima Aguilera y por Outbarriers, en pro de la integración de este colectivo. Consiste en un curso de locución para invidentes en Granada con el que pueden potenciar sus posibilidades comunicativas y, además, con el que tienen la oportunidad de ponerle voz a la aplicación móvil creada por Outbarriers, que trata de facilitar el día a día de los invidentes ya que aporta información para que puedan salvar barreras.

La idea de este curso de locución para invidentes surgió porque Fátima Aguilera conoce desde hace un tiempo a un amigo ciego, un apasionado de la radio. Lo es hasta tal punto de que ha creado junto a otro amigo una emisora online que se llama ‘Radio sin barreras’ y que se puede escuchar en www.radiosinbarreras.com, como nos cuenta Fátima Aguilera. Tras conocer a la empresa Outbarriers, a ella se le ocurrió poner en marcha este proyecto de manera conjunta porque “hay gente buena en este mundo” y “también merecen que se les dé una oportunidad”.

El curso se ha puesto en marcha gracias también a la colaboración de la Escuela de Locución Luisa Ezquerra, el estudio de grabación Fernando Javier Romero, el técnico de sonido Diego y la ONCE, que aporta los textos en braille.

En él participan, de momento, cinco alumnos andaluces, la mayoría de ellos granadinos: Sandra, Antonio, Óscar, Moisés y Miguel. Queda una plaza libre, por lo que cualquier invidente interesado en participar será bienvenido, indica Fátima Aguilera. Uno de los participantes es Antonio, un invidente de Lepe que es el fundador de ‘Radio sin barreras’ junto a Óscar, invidente de Albolote. Los participantes, a excepción de Miguel, acudieron a la primera clase en el estudio de grabación Fernando Javier Romero, uno de los más importantes de Granada, para comenzar a recibir consejos y practicar la locución.

Durante las cuatro clases de las que consta el curso, los alumnos invidentes trabajan “textos reales de publicidad y textos para la aplicación de Outbarriers, a la que van a poner voz”. Esa ‘app’ para invidentes aporta información para salvar barreras pues les indica cómo se puede acceder a los comercios adheridos a la misma, cómo es su interior y sus productos. “Queremos que tenga voz humana y que sea grabada por los invidentes del curso”, destaca Fátima Aguilera.

Tres horas cada día de clase para experimentar la sensación de ponerse delante de un micrófono y para conocer las herramientas formativas relacionadas con el sector de la locución profesional. Dos de los alumnos, Antonio y Óscar, destacan lo mucho que ya han aprendido duran la primera clase, sobre todo a la hora de respirar y vocalizar. “Me agobié un poco porque lo hago pensando que estoy en la radio en directo, pero me lo he pasado muy bien. El curso nos va a venir bien para tener más soltura y vocalizar mejor”, señala Óscar.

En el curso se trabajan, como en cualquier otro de locución, “los pilares básicos de ésta: la respiración, la vocalización y la relajación”, nos cuenta Fátima Aguilera. Pero también “se trabaja con el resto de los sentidos” y “con los sentimientos que un texto pide que se transmitan”. Los invidentes tienen “más capacidad auditiva que otra gente” y “mayor disposición de exponer con la voz y explotarla al máximo, por lo que pueden llegar a plasmar una expresividad mayor”, indica la locutora.

Para experimentar sensaciones parecidas a las que tienen los invidentes a la hora de ponerse delante del micrófono en el estudio de grabación, la propia locutora se tapa los ojos cuando es su turno de locutar durante el curso. “Estoy en igualdad de condiciones que ellos. Para mí es un reto. Me encantaría ser profesora de locución para invidentes. Soy ya profesora en la Escuela de Locución Luisa Ezquerra y mi idea es perfeccionar en esta rama, para que ellos puedan hacerse un hueco en el mundo de la locución”, señala.

UNA NUEVA PUERTA A NIVEL PROFESIONAL PARA INVIDENTES

Tanto Antonio como Óscar esperan que este curso les pueda servir en un futuro para abrirse una puerta a nivel profesional. “Es cuestión de práctica. Me gusta mucho la radio y agradezco esta oportunidad porque nos puede servir para tener una nueva salida profesional. Es algo que puedo hacer perfectamente y que me gusta mucho, todo es cuestión de tiempo”, apunta Óscar.

La locutora también desea que este curso sirva para que los invidentes “tengan una oportunidad laboral” en el mundo de la locución, porque “para hablar no es necesario ver”. “La publicidad de la ONCE podría estar locutada por un ciego”, propone.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.