Martes, 25 Julio, 2017

            

La visita del Barça es una ocasión única

Rubén Cañizares


image_print

Son dos los partidos que tiene que ganar el Granada para certificar (virtualmente) su permanencia en Primera División. Con seis encuentros aún por jugar, dos de ellos recibiendo en Los Cármenes a Rayo y Almería y otro en Zorrilla ante el Valladolid, parece que la empresa es relativamente sencilla como el propio Lucas Alcaraz comentó tras la goleada en La Rosaleda: “Nos faltan dos triunfos para la permanencia y los vamos a lograr”. Estoy de acuerdo con el técnico nazarí. A pesar de acumular tres derrotas consecutivas, de la mala imagen en el derbi ante el Málaga y de medirse a Barça y Sevilla en las próxima dos jornadas, nadie, absolutamente nadie en el club ni en la ciudad piensa que el Granada no vaya a salvarse. Eso sí, yo soy ambicioso por naturaleza y creo que no debería ser éste el único objetivo de aquí al 18 de mayo.

Si tan transparente vemos todos los granadinos la permanencia, incluyendo a todos y cada uno de los miembros de la entidad rojiblanca, debe haber algo más que ofrecer en estas seis jornadas que restan. A mí, como seguidor del ‘Graná’ el cuerpo me pide marcha. Son tres temporadas ya en Primera y es hora de darse un gustazo más allá de seguir en la élite otro añito. El sábado viene el Barcelona. Lo hará a las puertas de la final de Copa del Rey y eliminado (o no) de la Champions Pero lo que es seguro es que vendrá muy mermado físicamente tras la dura batalla que le espera este miércoles en el Vicente Calderón. La ocasión la pintan calva.

Recuerdo con cierto amargor los dos encuentros de los azulgranas en los Cármenes en las dos pasada temporadas. 0-1 y 1-2 ganaron los culés en sendos partidos en los que los andaluces le jugaron de tú a tú a todo un Barcelona y merecieron mucho más que una derrota por la mínima. Y aún con más enfado, me viene a la memoria el partido del Camp Nou de la anterior campaña, donde el Granada nadó y nadó para morir en la orilla. Orellana tuvo el 0-1 a cinco minutos para el final en un claro mano a mano que acabó parando Valdés y en la jugada siguiente Xavi hizo el 1-0. En el minuto 93, Borja Gómez se metió un autogol que puso el 2-0 definitivo. Son varios los partidos contra el Barça en los últimos años en los que el Granada ha rodeado la gloria pero no ha logrado pisarla. Ya lo hizo ante el Madrid hace dos temporadas. Le toca al Barça morder el polvo en Los Cármenes. Sería un gran premio para equipo y afición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *