Miércoles, 26 Julio, 2017

            

La Virgen de la Victoria recorre su barrio en su 75 aniversario

La procesión fue el acto más importante de los que se vienen realizando para conmemorar esta efeméride

La Virgen de la Victoria


image_print

Pese a la amenaza de lluvia durante toda la jornada, finalmente la hermandad de la Santa Cena y María Santísima de la Victoria vivió uno de sus días grandes, la salida extraordinaria de su titular mariana. Numeroso público acompañó desde las 17:30 de ayer a María Santísima de la Victoria por las calles del Realejo con motivo de su septuagésimo quinto aniversario. Fue el 10 de marzo de 1940 cuando esta dolorosa fue bendecida y siete días más tarde procesionó por primera vez en la Semana Santa de Granada.

La Banda de Cornetas y Tambores del Gran Poder fue la encargada de abrir un largo cortejo formado por la Cruz de Guía, representaciones de hermandades granadinas ,  hermanos con ceras y las distintas presidencias. El paso de palio estuvo acompañado  musicalmente por la Banda y Unidad de Música de los Ángeles de Granada, que fue recibido con gran ovación en la plaza de Santo Domingo. Para esta ocasión, esta dolorosa del Domingo de Ramos fue vestida por su vestidor, Francisco Garví, con rostrillo a tablas y numerosos detalles de las hermandades del Realejo, de la Esperanza como de la Hermandad de la Victoria de Motril.

Esta vez el itinerario fue diferente al del día de su estación de penitencia, sin pasar por la Santa Iglesia Catedral para así poder visitar a todas las hermandades del Realejo. Así que el cortejo desde que salió de la Plaza de Santo Domingo, discurrió por Ancha de Santo Domingo, Jesús y María, San Matías, Plaza de las Descalzas, Pavaneras, Plaza Fortuny, Plaza del Realejo, Molinos, Misericordia Coronada, Campo del Príncipe, Plaza de San Cecilio, Molinos, Santiago, Carnicería hasta llegar a su templo sobre las once y media de la noche donde lo esperaba una gran multitud.

Se vivieron momentos únicos como las oraciones de alabanza que tuvieron lugar en las sedes de las hermandades de Jesús Nazareno, Favores y Oración del Huerto, donde los hermanos ganaron el Jubileo con motivo del Año Santo Jubilar de María Santísima de la Amargura. También fue renovada la devoción al Santísimo Cristo de los Favores con una ofrenda y un rezo ante el monumento de piedra, como ya ocurrió en el quincuagésimo aniversario de esta dolorosa. No faltaron las habituales petalás a la “Novia del Realejo” como la que tuvo lugar en Ancha de Santo Domingo, las salves o la intervención del coro de María Auxiliadora, que fue uno de los momentos inolvidables de esta salida procesional. Así esta hermandad daba por finalizado el programa que ha conmemorado el septuagésimo quinto aniversario de su dolorosa, donde cofrades, fieles y devotos han podido disfrutar de exposiciones, conciertos, ponencias y charlas sobre aspectos devocionales, culturales, históricos y estéticos de la fe mariana en Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *