Martes, 28 Marzo, 2017

La Vega de Granada, diez siglos de cultura a través de la agricultura

La Vega de Granada no está sola | Una plataforma como Salvemos la Vega, un proyecto educativo como Vega Educa, el pacto de todos los partidos políticos locales y la pujanza económica de la agricultura ecológica, juegan a favor de su preservación en un escenario agrario patrimonial que data del Siglo XI, característica singular que la hace única

Foto: Acequia Tarramonta | Foto: elsignificadodelavida.com


image_print

Hace apenas dos semanas, cuatro chavales llegaban a Florencia con las piernas exhaustas pero el corazón lleno de orgullo. Han sido los mensajeros del Pacto Intervegas, una herramienta que quiere hermanar a las vegas del arco mediterráneo y compartir experiencias en la lucha por defender un territorio asediado por el urbanismo desbocado.

La Vega de Granada, “nuestra vega”, es en palabras de Pepe Castillo, Catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Granada y miembro de la plataforma Salvemos La Vega, “uno de esos valores granadinos  reconocibles que menos cuidamos”.

Esta es, según Castillo, “una situación un poco contradictoria” porque “esa consideración simbólica no se plasma en conocimiento directo”. La defensa de La Vega ha sido desde la creación de la plataforma una reivindicación desde el medio ambiente. Se destaca su capacidad productiva, sus valores ambiental y paisajístico, entre otros. Sin embargo, la consideración patrimonial de este entorno es algo más reciente y es lo que la hace única.

UN MONUMENTO QUE NO SE VE

Porque para este experto en patrimonio, la monumentalidad que merece ser conservada en este entorno tiene carácter horizontal. Un sistema de acequias y pagos diseñados y construidos en el Siglo XI que han permanecido intactos hasta nuestros días. Actualmente la cruzada de Salvemos la Vega pasa por la consideración de ese territorio como Sitio Histórico y como Zona Patrimonial, las dos figuras que recoge la legislación.

vega-granada

Porque, zonas productivas “las hay en otros lugares del mundo, pero la singularidad que tiene la Vega es su condición histórica”. Un complejo sistema de riego “que supuso la concertación de etnias y grupos sociales para repartirse los recursos hídricos de la zona.” Estos diez siglos de agricultura, este monumento de 250 kilómetros cuadrados a ras de suelo, es un valor del que, según Castillo, “no somos conscientes, ni siquiera la gente que estamos en estos movimientos de defensa”. Que la agricultura es cultura.

DE LA LUCHA SOCIAL AL ÁMBITO POLÍTICO

La perseverancia de Salvemos La Vega y Vega Educa, una asociación de más de 2.000 docentes comprometidos con este entorno, ha dado sus frutos gracias a estos cuatro chavales. Son la punta de lanza de un movimiento que ha convocado el compromiso del Pacto por La Vega. Representantes de partidos políticos que, más allá de los programas electorales, han rubricado su apuesta por la defensa de la despensa granadina.

Este pacto recoge en diez puntos  un plan de actuación para fomentar este espacio como fuente de riqueza y empleo, preservando los valores paisajísticos y agrarios y otorgándoles a los agricultores el papel de autores de la Vega. Para Castillo, “esto forma parte de una conquista de este movimiento”. La plataforma fue con 20.000 firmas a la administración andaluza “a que nos escuchara”, hecho que motivó la comisión administrativa. Además, destaca que la declaración de la Vega como bien patrimonial “no va en contra de los agricultores, al contrario”.

AGRICULTURA ECOLÓGICA, LA DE SIEMPRE

La agricultura ecológica es un término de cuño reciente que sorprende al agricultor de siempre. Evitar el uso de plaguicidas y otros productos químicos, cultivar el producto cuando toca y darle tiempo a la planta es para ellos, lisa y llanamente, agricultura, lo que han hecho toda su vida. Pero con apellido o no, es un sector en alza. La eurodiputada socialista Clara Aguilera aportaba hace unos días datos alentadores. La provincia de Granada genera un montante anual de 70 millones de euros, implicando a 1.918 operadores en más de 110.000 hectáreas. Cifras que han motivado la presentación desde su grupo de una moción en el Parlamento Europeo solicitando la ampliación de la superficie dedicado a este tipo de cultivos.

acequia_Gorda_verano_13-11cd1

Acequia Gorda

 

Igualmente el parlamentario andaluz y portavoz de la Comisión de Agricultura en el Parlamento, Miguel Castellano, anunciaba ayer la inversión del Gobierno Andaluz de 50 millones de euros en la provincia de Granada para agricultura ecológica y sostenible, 25 de los cuales se destinarán específicamente a incentivos en este tipo de cultivos mediante dos paquetes de ayudas. De una parte, el mantenimiento de cultivos y ganadería certificados y, por otro lado, la conversión de producción agraria tradicional a ecológica.

DE LA HUERTA A LA MESA

Uno de estos operadores está en Granada. Siendo un mercado que está “por hacerse”, Granada Digital charla con Concha, de ‘El Vergel de la Vega’, una asociación a punto de constituirse en cooperativa, que agrupa a diez familias dedicadas al cultivo de temporada, con el firme propósito de “hacer las cosas bien”.

Cuenta que están “intentando consolidar nuestro trabajo”. Un empeño iniciado hace cinco años y que agrupa a agricultores no sólo de la Vega, también de Restábal o Almuñécar, “para tener de todo”. Su forma artesanal de cultivo se alía no obstante con internet. Una plataforma online recoge los pedidos de la cesta, que es repartida en puntos colectivos, al margen de pequeñas tiendas y un colegio granadino, el ‘Gómez Moreno’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *