Martes, 24 enero, 2017

La Universidad de Granada ayudará el la lucha contra el cambio climático

El papel de los científicos será diseñar una serie de aplicaciones para almacenar los datos que se han generado durante el desarrollo del proyecto

E.P


image_print

La UE, la NASA y el Gobierno brasileño utilizarán un sistema de información ambiental desarrollado por investigadores de la Universidad de Granada para medir la influencia de la selva amazónica sobre el cambio climático. Los científicos quieren determinar si, como creen, la mayor superficie forestal tropical de todo el planeta tiene “un efecto a escala global” en las variaciones climáticas.

“Estas selvas contienen una tercera parte de la diversidad biológica de la Tierra”, según han explicado los investigadores implicados en el proyecto ‘Large Scale Biosphere Atmosphere Experiment in Amazonia’ (LBA), que pretenden medir el impacto ambiental global de la gran cantidad de organismos vivos que retiran carbono de la atmósfera desde la zona.

El papel de los científicos de la Universidad de Granada en este proyecto será diseñar una serie de aplicaciones informáticas para almacenar la enorme cantidad de datos que se han generado durante el desarrollo del proyecto y que se siguen generando en la actualidad, según ha explicado la institución académica.

Según uno de los integrantes del equipo de la universidad, Francisco Javier Bonet, la cantidad de información alcanza en la actualidad “unos tres terabytes de datos” procedentes de las 23 torres de flujo de carbono que recopilan datos en la superficie selvática desde los años 90.

Para gestionar la información, será necesario construir “bases de datos potentes” en las que integrarla, además de un sistema que permita realizar consultas dinámicas a la información anterior. Por otra parte, los responsables del proyecto quieren integrar los datos recogidos con otros datos de carácter biótico, como pueden ser inventarios del bosque, censos de fauna, caracterizaciones de la estructura selvática, entre otros, según ha explicado Bonet.

La universidad andaluza ha indicado que el equipo de investigadores, que pertenecen además al Laboratorio de Ecología del Centro Andaluz de Medio Ambiente (CEAMA), que llevarán a cabo el proyecto desarrollaron con anterioridad un sistema de información asociado al Observatorio de seguimiento del Cambio Global de Sierra Nevada con características similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *