Martes, 30 Mayo, 2017

La UGR defiende su actuación ante el supuesto caso de abuso sexual denunciado por una alumna

La institución docente que la estudiante, que afirma haber sufrido abusos por parte de un profesor, fue atendida por el Defensor Universitario y el Inspector de Servicios

Universidad de Granada
E.P.


image_print

La Universidad de Granada (UGR) ha defendido este lunes su forma de proceder ante el supuesto caso de abuso sexual que ha denunciado una estudiante y ha alegado que actuó con “celeridad”, ofreciendo a la joven “apoyo y atención jurídica, médica y psicológica”.

La institución docente ha informado en un comunicado de que la estudiante, que afirma haber sufrido abusos por parte de un profesor, fue atendida por el Defensor Universitario y el Inspector de Servicios.

Ambos “actuaron con celeridad, ofreciendo a la denunciante su apoyo y la atención jurídica, médica y psicológica de los servicios de la UGR, así como toda la información disponible sobre asociaciones y entidades de apoyo en casos de acoso sexual. Desde entonces, esta asistencia se ha mantenido de forma continuada”.

Garantiza la UGR que “desde un principio” se han adoptado las medidas de protección oportunas y se ha mantenido un estrecho y constante seguimiento del caso, “en las circunstancias adecuadas y de necesaria confidencialidad, como señala el Reglamento de la Inspección de Servicios de la Universidad de Granada”.

Además, la Unidad de Igualdad de la Universidad de Granada está liderando el “intenso” trabajo de los diferentes colectivos implicados en la elaboración de un “Procedimiento para la prevención, actuación y protección ante casos de acoso”.

Este instrumento, que está próximo a publicarse, además de centrarse en la investigación del acoso, pretende congregar las actuaciones pertinentes para prevenir, detectar y actuar contra las situaciones de acoso laboral, sexual, por razón de sexo, por orientación sexual y otras discriminaciones según las convicciones religiosas o de origen, que se puedan llevar a cabo en la Universidad de Granada.

Con independencia de la existencia de este protocolo, la Universidad de Granada garantiza que mantiene en “todo momento” la atención a las víctimas y a las denuncias presentadas.

A raíz de este supuesto caso de abuso sexual, la Asamblea Feminista Unitaria ha reclamado a la Universidad de Granada (UGR) la creación de una comisión de investigación “que resuelva con premura” los posibles casos de acoso sexual que puedan darse en el seno de la institución docente.

Según ha señalado el colectivo en un comunicado, fue el pasado diciembre cuando la alumna denunció ante el Defensor Universitario de la UGR que “había sufrido abuso sexual en al menos dos ocasiones por parte de su profesor, que –de acuerdo a su relato– la forzó, le tocó los genitales y le dejó unos moratones marcados en las ingles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *