Viernes, 20 enero, 2017

La UGR cifra en 112 millones la deuda de la Junta y muestra “preocupación” por el pago a proveedores

El Gobierno central también tiene pendiente de pago algunas cuestiones vinculadas con los Campus de Ceuta y Melilla

La rectora de la UGR, Pilar Aranda
E.P.


image_print

La Universidad de Granada (UGR) ha cifrado en unos 112 millones de euros el montante que el Gobierno andaluz tiene pendiente de pago, aunque reconoce que su mayor “preocupación” es el pago a proveedores.

La rectora de la Universidad de Granada, Pilar Aranda, ha destacado en una entrevista concedida a Europa Press que desde que ella accedió al cargo en julio hasta el 31 de diciembre, el Gobierno andaluz ha abonado unos 80 millones de euros, de modo que los pagos se están produciendo.

“Ahora se están haciendo las gestiones para que desde la Consejería de Hacienda puedan asumir el pago a proveedores, que es lo que más me preocupa”, ha relatado Aranda. Ha explicado que estos pagos están vinculados con los gastos corrientes y de funcionamiento de la institución docente.

El Gobierno central también tiene pendiente de pago algunas cuestiones vinculadas con los Campus de Ceuta y Melilla, que se encuentran en el ámbito de gestión del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

“Tenemos que ajustar porque ahora ingresan menos que hace unos años”, ha añadido la máxima responsable de la UGR, quien explica que también hay “deudas” que deben ponerse al día vinculadas a programas europeo y de investigación.

Pese a las deudas que arrastran las administraciones, la UGR está “siendo capaz” de sacar adelante sus proyectos y cumplir sus compromisos, sin entrar en déficit, según ha defendido Aranda, quien ha recordado las importantes inversiones que se han realizado en los últimos años para poner en marcha el Campus del PTS, con el traslado, entre otras, de la Facultad de Medicina.

De momento, las facultades de Odontología y Farmacia, que también estaban proyectadas allí, no se podrán construir, pero Aranda cree que ahora es el momento de “reestructurarlo” todo y ganar eficacia aprovechando las “magníficas instalaciones” que se han construido.

Así, se ha mostrado partida de impulsar intervenciones que, si bien pueden no tener un coste tan elevado, beneficien en gran medida a la comunidad universitaria y al conjunto de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *