Jueves, 19 Octubre, 2017

            

La tendencia del consumidor español es comer sano y comprar fruta fresca

Están quedando atrás los productos manufacturados en beneficio de las empresas que comercializan la fruta y verduras frescas recién recogidas y entregadas en el domicilio a través de la venta online, lo que supone un duro revés para la industria alimenticia

Imagen ilustrativa
Información remitida


image_print

A los consumidores no se les engaña, después de décadas en que imperaban los alimentos manufacturados ha habido un cambio en las tendencias alimentarias y los consumidores quieren comer sano. Este cambio ha traído consigo un cambio cada vez más drástico que se traduce en las estanterías de los supermercados donde por primera vez, en grandes superficies, se ven productos ecológicos.

Respecto a los productos naturales, como frutas y verduras, cada vez son más las personas que las reciben semanalmente en el mismo domicilio, algunas incluso las carnes y quesos. Se trata de cooperativas, empresas o asociaciones de comidas ecológicas que tratan de dar servicio al mayor número de personas para que éstas puedan comer sano y entre las que destaca Sunzest Fruits.

En España tenemos un producto estrella, que son las naranjas. Éstas se pueden adquirir online y ser recibidas en el domicilio poquísimo tiempo después de haber sido arrancadas de árbol. Y además, este privilegio no es caro. Ya que comprar naranjas online, no solo mejora la experiencia de compra si no que lleva a comer aquello que es la tendencia al alza en la sociedad, totalmente imparable a estas alturas. La disposición de la gente a querer comer sano ha hecho que la industria alimenticia se replantee su trabajo.

Algunos datos y curiosidades sobre las tendencias de consumo alimenticio de los españoles

Y aún quedan muchos grupos sociales en los que se consumen muchas grasas y pocas verduras, pero en pocos años estos pasarán a ser una minoría. Hoy en día, según las estadísticas, un 80 % de las personas que salen a cenar fuera quieren un plato delicioso sin renunciar a que este esté elaborado con productos naturales, mientras que solo el 20% restante no quiere dejar de engullir grasas y fritos.

Y si esto ocurre en la calle, en casa, la gente es aún más estricta, sobre todo cuando deben de iniciar a los bebés en las comidas. Los nuevos ciudadanos serán, por regla general, personas que sentirán placer en consumir frutas y verduras, un placer que sus padres sentían por la carne y los productos manufacturados, aunque hayan hecho el esfuerzo de abandonar estos hábitos por unos más saludables.

De qué modo este cambio de comportamiento incidirá en la salud aún está por ver, pero desde los altos estamentos se insta a seguir siguiendo esta práctica en beneficio de todos.

Poder adquirir fruta online ha sido muy bien recibido por el consumidor español que de este modo puede tener en casa la fruta de temporada recién cogida del árbol, del mismo modo que puede optar a tener en la mesa los productos de la huerta, ya que también se comercializan estos productos de fabricación ecológica.

Adiós a la comida manufacturada: los hábitos cambiarán la industria alimentaria en beneficio de la salud personal

No, al consumidor no se le engaña y la tendencia a comer de manera sana es mucho más que una moda. Es un hábito que ha de cambiar buena parte de la industria alimentaria en beneficio de la salud personal y una mayor concienciación con el medio ambiente.

De este modo se sacará partido de las excelencias de la naturaleza, como es el caso de las naranjas en el levante español y se impulsará la agricultura, un sector que ha sufrido duros reveses en los últimos años, más dominado por la codicia y el afán de hacerlo muy productor que el de cuidar la tierra, sus tiempos, y disfrutar de sus frutos.

El futuro avanza de un modo implacable a nivel tecnológico, pero a la par aumenta la conciencia de la riqueza que nos brinda la naturaleza para estructurar una nueva vida de la que todos saldremos beneficiados. Y, encima, a precios muy competitivos para que nadie se quede sin su parte. No podemos pedir más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *