Jueves, 19 enero, 2017

La Tarasca que vino de Tarascón

El miércoles de Corpus las calles de Granada se engalanan para recibir al cortejo de esta peculiar maniquí vestida "a la moda"



image_print

La tradicional Tarasca que procesiona por las calles de la ciudad el miércoles de Corpus en Granada, es la versión de la Taraque francesa, originaria de la localidad de Tarascon, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, que venía a evocar a una criatura mitología cuyo origen se encuentra en una leyenda sobre Santa Marta.

Es una fiesta, la de Tarascon, que fue proclamada el 25 de noviembre de 2005 por la Unesco como parte del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, y fueron inscritas en 2088 dentro del conjunto Gigantes y dragones procesionales de Bélgica y Francia.

Una leyenda que contar…
Una bestia habitaba en Tarascón, Provenza, y devastaba el territorio por doquier. Se describe como una especie de dragón con seis cortas patas parecidas a las de un oso, un torso similar al de un buey con un caparazón de tortuga a su espalda y una escamosa cola que terminaba en el aguijón de un escorpión. Su cabeza era descrita como la de un león con orejas de caballo y una desagradable expresión.

tarasca

Antigua imagen de la Tarasca de Tarascon

El Rey de Tarascón había atacado sin éxito a La Tarasca con todas sus filas y su arsenal, pero Santa Marta encantó a la bestia con sus plegarias, y volvió a la ciudad con la bestia así domada. Los habitantes aterrorizados atacaron a la criatura al caer la noche, que murió allí mismo sin ofrecer resistencia. Entonces Santa Marta predicó un sermón a la gente y convirtió a muchos de ellos al cristianismo. Arrepentidos de dar muerte al domado monstruo, los habitantes cambiaron el nombre del pueblo a Tarascon.

Procesiones 

La Tarasca es una figura de sierpe monstruosa que se saca en las siguientes ciudades durante la procesión del Corpus Christi:

Granada, sale acompañada de cabezudos y gigantes. Se trata de una procesión en la que un Dragón soporta un maniquí vestido por un diseñador de moda marcando tendencia de la ropa que se lleva ese verano.

En Valencia, una de las figuras representa La Tarasca de Santa Marta o dragón de grandes fauces.

La tarasca ofrece numerosas variantes según las ciudades o las villas, especialmente en Cataluña donde reviste la forma del Drach en Villafranca; la Mulassa, en Reus; la Patum, en Berga, etc.

En Galicia permanece viva en la localidad pontevedresa de Redondela, bajo el nombre de Coca.

En Toledo en la víspera de la Procesión del Corpus Christi , se vive con gran expectación el cortejo de gigantes y cabezudos del s. XVIII, que acompañan a la Tarasca toledana. Con cuerpo de galápago, alas de vampiro y cabeza de serpiente, abre sus fauces humeantes y expulsa agua a los niños. Sobre su cuerpo, va la “tarasquilla” que representa a Ana Bolena. La representación de este animal mitológico, cargado de simbolismo sobre la vida, la muerte y el pecado, se recuperó en esta ciudad a principios de los años 80.

En Tudela, sale delante de la cruz que abre la procesión católica, de esta forma “burla” la Real Cédula de Carlos III, que prohibió que este tipo de manifestaciones dentro de la procesión. Acompañan a la figura unos 20 “tarasqueros” y una niña de unos 8 años, vestida de blanco y llevando a la tarasca con una cinta blanca, junto con la comparsa de gigantes “perrinche”, la agrupación de banderas que las lanzan y las “bailan” y músicos todos ellos ataviados con vistosos colores y reproduciendo trajes del S.XVI.

En la celebración del Corpus en Madrid, se sacaba en procesión desde el siglo XVII. Se eliminó en la época de Carlos III, por orden real.

En Zamora procesiona junto a los gigantes y gigantillas. La tarasca actual fue realizada en 1885. El cabildo de la Catedral había renunciado ya a prorrogar la tradición de dos elementos profanos muy queridos por la sociedad: los Gigantes y Gigantillas y La Tarasca. El Ayuntamiento pretendía enmendar la situación y le encargó al maestro Ramón Álvarez una nueva recreación de la lucha de Santa Marta con el malvado dragón de la localidad francesa de Tarascón.

La Tarasca en Granada

Cada miércoles de feria, a media mañana, se desvela el mejor secreto guardado que existe en Granada: el vestido de la Tarasca. Y una cosa es segura: no faltará quien lo critique, sea como sea el vestido, da igual largo que corto, discreto o de colores vistosos, clásico o moderno, atrevido o coqueto. No hay que olvidar el famoso dicho existente en la ciudad de que “vas vestida peor que la Tarasca”.

A pesar de ello, para cualquier profesional granadino de la sastrería o el diseño es un privilegio ser llamado para vestir a la maniquí más famosa que existe en la ciudad. Y es que bien podemos considerar a la Tarasca como la reina de estas fiestas, ¿o no es ella la mujer más característica del Corpus? La Tarasca cada año pasea por la ciudad sobre el lomo de un fiero dragón que parece quedar rendido a sus pies, y es que esta modelo de coquetas medidas se siente la estrella de la más afamada pasarela de la ciudad. Además, desde el miércoles al domingo se encuentra expuesta en el zaguán del Ayuntamiento, lugar donde recibe la visita de centenares de personas que se acercan hasta ella con peculiar veneración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *