Martes, 23 Mayo, 2017

Publicidad

La superficie construida en la primera línea de la costa alcanza el 42 por ciento, según un estudio

Sin embargo, lo más llamativo que refleja este estudio es el desarrollo de varios núcleos completamente nuevos en la zona oriental de la provincia, que se había mantenido anteriormente relativamente virgen

Foto: Archivo GD
E.P


image_print

La superficie construida en la primera línea de costa de Granada alcanzaba ya en 2011 el 42 por ciento y, de mantenerse este ritmo urbanizador, se consumaría su colmatación en 88 años, según se desprende del informe ‘Cambios de la ocupación del suelo en la costa’ del Observatorio de la Sostenibilidad.

Este estudio, consultado por Europa Press, analiza la transformación de la costa española desde 1987 hasta 2011 y es precisamente en este periodo reciente en el que se han ejecutado la mayor parte de las actuaciones inmobiliarias en la costa de Granada.

Concretamente, la ocupación de la primera línea costera granadina (500 metros) ha aumentado un 62,3 por ciento en los últimos 24 años, un “empuje urbanizador” que a juicio de los expertos “pone en peligro el equilibrio de una costa de características únicas debido a la cercanía de las cumbres de Sierra Nevada”, a solo 35 kilómetros del mar.

La costa granadina es muy abrupta e históricamente poco poblada, sin núcleos de tamaño significativo. En 1987 las áreas urbanas se concentraban casi exclusivamente en la mitad occidental de la provincia, entre Motril y La Herradura.

En 2011 ya se habían producido, sin embargo, claros crecimientos en los núcleos occidentales consolidándose el espacio de La Herradura-Almuñécar-Velilla; y el desarrollo de una gran superficie turística al sudoeste de Motril.

Sin embargo, lo más llamativo que refleja este estudio es el desarrollo de varios núcleos completamente nuevos en la zona oriental de la provincia, que se había mantenido anteriormente relativamente virgen.

Carchuna, Calahonda, Castell de Ferro, La Mámola, Melicena y El Pozuelo son desarrollos recientes, curiosamente bastante cercanos a áreas de cultivos intensivos de regadío bajo plástico.

Una segunda zona de expansión, si bien menos importante, se puede situar al este de la provincia, entre Castell de Ferro y la Rábita, donde a pesar de las limitaciones topográficas se han desarrollado nuevas áreas artificiales.

RITMO DE ARTIFICIALIZACIÓN

El estudio augura que, de mantenerse el actual ritmo de artificialización de la costa, la colmatación total de la misma se consumaría en 88 años en los primeros 500 metros de playa; en 310 años, en la franja de dos kilómetros, y en 892 años, en la franja de diez kilómetros.

En 2011 ya se había artificializado el 41,52 por ciento del espacio disponible en los primeros 500 metros de costa, según este estudio. Los porcentajes en las otras dos franjas costeras (a dos y a diez kilómetros de distancia) son muy inferiores, pero también muy recientes.

La mayor parte de las actuaciones inmobiliarias ejecutadas en Granada se desarrollaron en el periodo reciente (1987-2011). Los porcentajes rozan el 40, 50 y 60 por ciento según nos alejamos del mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *