Lunes, 27 Marzo, 2017

La suerte del Granada y del Gordo van ligadas

La última vez que el sorteo especial de la Lotería de Navidad acabó en 37 fue en 1944, año en el que el Granada CF perdió la categoría y descendió de Primera a Segunda

Foto: Fernanado Alanzor


image_print

Pasó el día 22 de diciembre, una de las jornadas más esperadas por millones de personas en España. El sorteo del ‘Gordo’ es, para muchos, el día de la salud, ya que las decepciones de que no toque la Lotería de Navidad lleva a expresar constantemente que ‘lo importante es la salud’, pero la ilusión que se vive en este día no es superada más que por la que vive un niño en la víspera de Reyes.

Como la ilusión que tiene cada aficionado del Granada CF cada domingo, cuando se dirige al estadio de Los Cármenes para ver a su equipo jugar y luchar por el claro objetivo de la permanencia, una meta que por el momento se ve turbia. La mala dinámica que soporta el equipo tras doce jornadas consecutivas sin conocer la victoria, y la sensación de no materializar un sinfín de ocasiones generadas durante los partidos, tornan el ánimo de la hinchada en un mar de dudas, además de cargar con un peso extra las piernas y el aliento de los jugadores rojiblancos.

Pero la caprichosa Navidad provocó en su memento que los hados del destino hicieran que la suerte del Gordo y del Granada CF fueran cogidas de la mano. El sorteo especial de la Lotería de Navidad decidió ayer que el  primer premio estuviera formado por la numeración 13.437, un número que marca, puesto que la última vez que el premio Gordo de Navidad acabó en 37, allá por 1944, el Granada CF perdió la categoría y descendió de la Primera División a la Segunda.

Mal presagio y mala base la que se sentó hace 70 años, que esperemos no se repita en esta temporada, aunque los acontecimientos que están ocurriendo en estas fechas no hacen apartar los pensamientos de que pueda suceder de nuevo. El conjunto de Caparrós se encuentra en la zona de descenso, algo que no pasaba desde hacía más de dos años.

Así las cosas, es alentador pensar que aún quedan tres partidos de la primera vuelta, y toda la segunda para revertir esta situación. El primer obstáculo en el camino será el Córdoba, nada más volver de las vacaciones, en la víspera de Reyes. Un duelo que de ganarlo, a buen seguro será un espaldarazo de moral para los nazaríes, que no sólo lograrían acabar con la racha de doce encuentros sin vencer, sino que meterían el miedo en el cuerpo a un rival directo, como es el cuadro califal.

La escuadra nazarí necesita de la victoria, más que nunca, tanto para conocer el triunfo y tomar aire tras una docena de encuentros sin vencer, como para destruir el precedente sentado con la coincidencia de un premio Gordo acabado en 37 y el descenso del equipo de Caparrós.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *