Viernes, 26 Mayo, 2017

La sesión de trabajo del Granada CF marcada por el regreso de Nyom

Los pupilos de Abel Resino realizaron un entrenamiento en la Ciudad Deportiva Diputación de Armilla

Entrenamiento del Granada CF | Foto: Archivo


image_print

El miércoles 25 de marzo dejó una nueva sesión de entrenamiento para el Granada CF. Abel Resino tuvo las ausencias nuevamente de Rubén Pérez, Emanuel Insúa y Roberto Fernández. También se suma a la lista de bajas Adrián Colunga con un hematoma en su pie derecho tras la disputa del choque ante los eibarreses. Además de los internacionales Jeison Murillo y Eddy Silvestre. Si volvió a la normalidad con el resto de compañeros Allan Nyom.

El trabajo se inició con un amplio calentamiento dirigido por los preparadores físicos en uno de los fondos de la Ciudad Deportiva de Armilla.

La realización de rondos en dos grupos definidos de once y diez jugadores era lo siguiente previsto con la dinámica de un toque y control-pase como variante.

El cuerpo técnico dispuso de un ejercicio por tríos en tres grupos, donde actuaban dos de ellos como atacantes y uno en acciones defensivas. La presión a la primera línea de juego y la distribución del esférico al primer toque era el objetivo de la actuación. Estaban estructurados por un tiempo de realización e iban rotando en todo el proceso.

El resto de jugadores realizaban un rondo grupal con objetivos por pase y zona de incidencia.
La preparación continuó con elementos de intensidad en la presión y la basculación por franjas. La plantilla estaba dividida en tres conjuntos que cambiaban su función. La consecución de seis pases seguidos repercutía en la siguiente disposición.

El equipo siguió realizando un trabajo mixto físico con desplazamientos, carreras, cambios de dirección y de ritmo. Estas acciones aderezadas con secuencia de pases y lanzamientos a portería con interacción de Oier Olazabal y Stole Dimitrievski. De nuevo los técnicos distribuyeron a los jugadores en tres formaciones independientes.

Un partido en campo reducido siete contra siete. Mucha intensidad de acciones con lanzamientos constantes a meta. El desarrollo era con tres equipos en los que uno iba descansando con intervalo de tiempo o acciones de gol.

Todo terminó con ejercicios de estiramientos dirigidos por los preparadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *