Jueves, 19 enero, 2017

La sangre de donante joven o mujer puede estar vinculada con peor supervivencia en los receptores

Las transfusiones de glóbulos rojos son el procedimiento médico más común realizado en los hospitales

Foto: FLICKR/BRIAN
E.P.


image_print

Un gran estudio canadiense ha demostrado un vínculo entre las características del donante de sangre y los resultados de transfusión de los destinatarios, sugiriendo que las transfusiones de glóbulos rojos a partir de donantes jóvenes y de mujeres pueden estar asociadas con una peor supervivencia en los receptores.

Las transfusiones de glóbulos rojos son el procedimiento médico más común realizado en los hospitales, con más de 100 millones de unidades recogidas en todo el mundo cada año para este fin, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Estos resultados son interesantes y sugieren que si se necesita una transfusión, el resultado clínico puede verse afectado por la edad del donante de sangre y el sexo”, resalta el autor principal, Dean Fergusson, científico senior y director del Programa de Epidemiología Clínica en el Hospital de Ottawa, Canadá, y profesor de la Universidad de Ottawa. “Sin embargo, es importante recordar que nuestro estudio fue de observación en la naturaleza, lo que significa que no puede considerarse una prueba definitiva”, matiza.

El estudio, publicado en ‘Archives of Internal Medicine’, evaluó el impacto del sexo y la edad de los donantes de sangre en los resultados de los destinatarios mediante la vinculación de 30.503 receptores de transfusiones en el Hospital de Ottawa entre octubre de 2006 y diciembre de 2013 con sus respectivos donantes de sangre (80.755 donantes en total). La edad media de los receptores fue de 66,2 años y sus resultados fueron seguidos durante una media de 2,3 años con un tiempo máximo de seguimiento de 7,2 años.

Los investigadores encontraron que los receptores de glóbulos rojos procedentes de donantes mujeres se asociaron con un 8 por ciento más de riesgo de muerte (por cualquier causa) por unidad transfundida en comparación con los receptores de donantes masculinos de glóbulos rojos. Por ejemplo, para un destinatario que recibió seis unidades de células rojas de la sangre, esto se traduciría en un riesgo asociado a la muerte del 36 por ciento de los beneficiarios sangre procedente de mujeres en comparación con el 27 por ciento al que se le transfundió sangre de varones un año después.

Los autores también vieron asociaciones similares con las células rojas de la sangre de los donantes más jóvenes. Los receptores de sangre de donantes de entre 17 y 20 años de edad se relacionaron con un 8 por ciento más de riesgo de muerte por unidad transfundida en comparación con los receptores de las células rojas de la sangre de los donantes de 40-50 años de edad. Además, los receptores de las células rojas de la sangre de donantes de 20-30 años de edad se vincularon con un 6 por ciento más de riesgo por producto transfundido en comparación con los receptores de las células rojas de la sangre de los donantes de 40-50 años de edad.

LOS COMPONENTES SANGUÍNEOS, POSIBLES CULPABLES

“Necesitamos más investigación para confirmar estos hallazgos y para estudiar posibles mecanismos biológicos”, reconoce el autor principal, Michael Chasse, profesor asistente en la Universidad Laval, en Canadá, y médico de atención crítica del CHU de Quebec-Université Laval. “Una posibilidad es que los componentes de la sangre de donantes jóvenes o mujeres donantes pueden afectar al sistema inmunológico del receptor de la transfusión”, plantea.

“Aunque nuestra investigación sugiere que debemos estudiar qué hay detrás de las asociaciones que hemos encontrado, no hay evidencia definitiva hasta el momento que demuestra que un tipo de sangre es mejor o peor para los pacientes -tranquiliza el doctor Jason Acker, coautor del artículo e investigador senior en los Servicios Canadienses de Sangre–. Este estudio abre nuevas áreas de investigación donde realmente podemos profundizar en las explicaciones biológicas y comprender la verdadera causa y efecto. Mientras tanto, los pacientes continúan recibiendo las transfusiones más seguras posibles”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *