Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

La salud cardiovascular de los niños está condicionada por sus niveles de capacidad aeróbica

Los investigadores recomiendan establecer un protocolo de intervención desde centros educativos y sanitarios para fomentar desde la infancia la actividad física

Niños participantes en el estudio realizan ejercicio | Foto: Gabinete
E.P.


image_print

Investigadores de la Universidad de Granada han colaborado en un estudio que ha confirmado que la salud cardiovascular presente y futura de los niños está condicionada por sus niveles de capacidad aeróbica.

El estudio se ha prolongado durante tres años con el objetivo de analizar la influencia de la condición física en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, un trabajo para el que han tenido en cuenta factores ambientales y nutricionales, entre otros. La principal novedad de este estudio reside en el hecho de que el grupo de individuos analizados ha estado formado por 230 niños, de entre 6 y 10 años, de 18 centros escolares de la provincia de Cádiz.

Para entender mejor la importancia de este trabajo y de sus resultados, se debe destacar que hasta la fecha existían diversas publicaciones realizadas en este sentido sobre adultos y adolescentes pero ninguna en niños de seis a diez años, según ha informado la Universidad de Granada en una nota de prensa.

En el estudio, que coordina la Universidad de Cádiz, han participado los investigadores de los departamentos de Educación Física y Deportiva de la UGR Jonatan Ruiz Ruiz, y de Fisiología Virginia Aparicio García-Molina, junto con científicos de las universidades Politécnica y Complutense de Madrid, y el Centro Superior de Investigaciones Científica.

“Gracias a la gran cantidad de información recogida a lo largo de estos tres años, se han podido establecer una serie de puntos de corte que, además de ayudarnos a diagnosticar el perfil cardiovascular a estas edades, nos han posibilitado el ir un paso más allá y comprobar que el nivel de capacidad aeróbica que tiene el niño a los seis años, por ejemplo, determina su nivel de riesgo cardiovascular dentro de dos años”, han explicado los autores. Así, estos investigadores han podido observar que “el nivel de capacidad aeróbica que tiene un niño de 6 a 10 años puede determinar el riesgo futuro de desarrollar enfermedad cardiovascular”.

Entre otras muchas cosas, el equipo ha observado que “los niños que, en una primera instancia, tenían unos niveles altos de capacidad aeróbica, es decir, estaban por encima del punto de corte, tenían un perfil cardiovascular más saludable que aquellos que estaban por debajo de ese punto de corte”. Por lo tanto, “el nivel de capacidad aeróbica que un niño tiene a los 6 años, determinaba el riesgo cardiovascular posteriormente”, ha agregado.

Por ello, “es importante establecer estrategias que fomenten la práctica de actividad física dirigidas a mejorar la capacidad aeróbica desde los primeros años de vida” pues “se sabe que el nivel de capacidad aeróbica que tenemos desde la infancia determina nuestros niveles futuros de salud cardiovascular”.

Además, y siempre en el contexto del proyecto ‘Up & Down’, respaldado por el Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación, los investigadores también analizaron qué podría ocurrir si el niño cambia su nivel de capacidad aeróbica.

Tras la publicación de este trabajo en la revista ‘Mayo Clinic Proceedings’, los investigadores recomiendan establecer un protocolo de intervención desde centros educativos y sanitarios para fomentar desde la infancia la actividad física, centrándose en una mejora de la capacidad aeróbica, para preservar una óptima salud cardiovascular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *