Domingo, 19 Noviembre, 2017

            

La Sala Zaida homenajea el centenario del estreno de ‘El corregidor y la molinera’ de Falla

La muestra establece un diálogo entre la obra del compositor y los artistas Simon Zabell y Antonio Montalvo

Imagen de archivo de Manuel de Falla | Fuente: Archivo GD
Gabinete


image_print

Cuando se cumple un siglo del estreno en el Teatro Eslava de Madrid de ‘El corregidor y la molinera’, una pantomima con música de Falla y libreto de María Lejárraga y Gregorio Martínez Sierra, la Sala Zaida acoge una muestra homenaje a esta obra, producida por la Fundación Archivo Manuel de Falla, la Asociación de Amigos de la OCG y Fundación Caja Rural Granada, en el contexto de los Encuentros, que cada noviembre recuerdan al compositor granadino en el mes de su nacimiento y muerte.

‘El corregidor y la molinera’ es una farsa mímica en dos cuadros conocida como la antesala del ballet ‘El sombrero de tres picos’, inspirado en la novela de Pedro Antonio de Alarcón y compuesto por Falla, que se estrenó en Londres en 1919 por los Ballets Russes, de Diaghilev. Mientras que el ballet contó con la intervención de Picasso, ‘El corregidor y la molinera’ no disfrutó en vida de Falla de una escenografía producto de la colaboración de los mejores artistas de su momento, como sí ocurrió en ésta y en otras de sus obras. Ahora en el centenario de su estreno, esta exposición recoge el proceso creativo de un proyecto escenográfico para esta pieza ideado por los artistas Antonio Montalvo y Simon Zabell.

La exposición, comisariada por la artista granadina Carmen González Castro, contiene además una selección de documentos fundamentales del Archivo, entre los que se pueden ver  manuscritos de Falla, el cartel del estreno de la obra, fotografías, recortes de prensa y varios libros como un ejemplar de ‘El sombrero de tres picos’, de Pedro Antonio de Alarcón, dedicado al músico, con anotaciones de María Lejárraga; el ‘Cancionero salmantino’, que recoge el romance de ‘El corregidor y la molinera’; y una edición de estilo art decó del Teatro de arte, de Gregorio Martínez Sierra.

Según Carmen González, la exposición intenta destacar el perfeccionismo del músico en su manera de componer, “cómo en cada etapa creativa insiste, soluciona y pule, de tal modo, que esas fases previas al resultado final tienen tanto valor como la obra definitiva”. ‘El corregidor y la molinera’ es un boceto de ‘El sombrero de tres picos’. “Aquí estamos mostrando los bocetos del boceto”, apunta. En el caso de Zabell y Montalvo también se exhibe ese trabajo previo, “sacamos del estudio de los artistas todo el material del taller, lo que nunca se ve y se muestra”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *