Jueves, 14 Diciembre, 2017

            

La reparación de desperfectos por enganches ilegales en la zona Norte ha costado un millón de euros a Endesa

Subrayan desde la compañía que la situación no sólo supone un problema para el suministro eléctrico, sino también "para la seguridad y la vida diaria de las personas que viven en torno a esta realidad"

Protesta por los cortes de luz en la zona Norte de Granada | Archivo GD
E.P


image_print

Endesa ha invertido sólo en la zona Norte de Granada casi un millón de euros en el último año para reparar los desperfectos derivados de los enganches ilegales, una cifra que duplica a la del ejercicio anterior, según los datos facilitados a Europa Press por la compañía.

Aunque el problema afecta a otros puntos de la provincia, se concentra especialmente en esta parte de la capital granadina vinculado con el cultivo de marihuana en el interior de viviendas y locales donde se defrauda fluido eléctrico para abastecer de luz artificial a las plantas y favorecer un crecimiento más rápido.

Endesa colabora con la Guardia Civil de Granada para detectar las incidencias en la red eléctrica. Fruto de este trabajo conjunto, en enero se han intervenido algo más de 4.000 plantas de marihuana en esta provincia, siendo puestas a disposición judicial más de 30 personas por defraudación de fluido eléctrico y cultivo de droga, mientras que la compañía ha detectado 22 suministros anómalos.

Destacan las intervenciones en Atarfe, con 1.261 plantas de cannabis y tres acometidas ilegales a la red; y en Huétor Tájar el 31 de enero, cuando los agentes confiscaron 2.132 plantas de marihuana. En esta operación, Endesa llevó a cabo un “proceso riguroso de investigación” con la Guardia Civil en el que se han verificado 70 suministros eléctricos, de los cuales 25 han resultado ser anómalos, 13 de los cuales abastecían electricidad a plantaciones de marihuana.

En todas las intervenciones que Endesa realiza con las fuerzas del orden, los técnicos de la compañía tienen que acudir protegidos para poder intervenir en las líneas manipuladas y por ello se mantiene también diálogo con los ayuntamientos.

Subrayan desde la compañía que la situación no sólo supone un problema para el suministro eléctrico, sino también “para la seguridad y la vida diaria de las personas que viven en torno a esta realidad” y que sufren “repetidos cortes de suministro como consecuencia de la sobrecarga de la red”. Esta problemática se repite periódicamente, según lamentan, a pesar de las inversiones que se están llevando a cabo para reparar los suministros cortados.

EN CIFRAS

El pasado año Endesa generó un total de 4.393 expedientes por irregularidades en la provincia de Granada, cifra que se ha duplicado con respecto a 2015.

El número de intervenciones con las Fuerzas de Seguridad en la provincia ha subido por su parte un 35 por ciento, según los datos que maneja Endesa, que atribuye el dato principalmente a los mayores controles que ha puesto en marcha contra los enganches ilegales a la red.

La compañía ha invertido en la zona norte de Granada como consecuencia de estos enganches el pasado año 910.000 euros, frente a los 467.000 del ejercicio anterior.

A este dato habría que añadir las últimas actuaciones de reparación de instalaciones eléctricas que ha tenido que llevar a cabo por ejemplo en diciembre en Atarfe (105.000 euros) y en Santa Fe (86.000 euros); mientras que en Iznalloz se han ido realizando actuaciones puntuales cada vez que se registraba una incidencia, la última, de 9.000 euros, para la instalación de una línea de baja tensión nueva.

En el caso de Granada, el centro de transformación recién instalado en la Calle Tarragona de la ciudad ha supuesto un importe de 147.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *