Martes, 24 enero, 2017

La prostitución cambia de acento en Granada

El Ayuntamiento granadino y Cruz Roja refuerzan su colaboración para ofrecer apoyo al colectivo de las prostitutas, una actividad a la que recurren cada vez más mujeres españolas

Jaime Martín | @jmartinreporter


image_print

La prostitución cambia de rostro y de acento en Granada. Si hace alrededor de tres años, el 25% de las mujeres que ejercían esta actividad eran de origen español, hoy lo son el 44%. Este cambio de tendencia es una consecuencia más de la crisis económica y uno de los datos ofrecidos por Cruz Roja, que desde el año 2002 y en colaboración con el Ayuntamiento de Granada, mantiene una Unidad Móvil – que desde ayer cuenta con un vehículo nuevo- que se dedica a paliar la situación de estas mujeres.

PREOCUPACIÓN MUNICIPAL

Durante los últimos años, el Consistorio granadino se ha mostrado activo a la hora de tratar con el tema de la prostitución. A la colaboración que ha venido manteniendo la concejalía de Bienestar Social y Cruz Roja se le sumó, en 2013, la creación de una Comisión Municipal sobre prostitución y trata de mujeres y niñas en la que diferentes actores como la Guardia Civil, la Policía Nacional, Cáritas o la Fundación Amaranta han venido trabajando de forma conjunta.

DSC_0010

A estas acciones se le ha sumado este año la elaboración de una guía de ‘Atención a mujeres en situación de prostitución’ que recoge, de manera esquemática y fácilmente entendible, los recursos municipales, sanitarios y de seguridad a lo que pueden acudir las prostitutas en caso de necesitarlo. Así lo explicó ayer el edil de Bienestar Social, Fernando Egea, que desgranó junto al presidente de Cruz Roja Granada, Francisco Escribano, los diferentes proyectos llevados a cabo.

INICIATIVAS

El Ayuntamiento ha invertido un total de 30.560 euros a paliar la situación de estas mujeres. Así, el grueso del presupuesto se ha destinado a la Unidad Móvil de Atención, que ha contado con 17.200 euros en 2013 y ha permitido a los técnicos y voluntarios de Cruz Roja tratar a estas mujeres en los lugares donde se ejerce la prostitución: la calle y clubs pero, cada vez más, en pisos destinados a dicho fin.

Esta unidad, que realiza su actividad durante dos noches a la semana, tiene carácter informativo y de asesoramiento y está formada por técnicos y voluntarios de Cruz Roja que, a base de esfuerzo y empatía, “se han ganado la confianza de estas mujeres”, según relató Escribano.

Por otro lado, los proyectos presentados por Cáritas, la Fundación Amaranta y Cruz Roja han contado con un apoyo económico de 8.350 euros que han ido destinados, entre otras cosas, a la formación de los agentes sociales que tratan con mujeres en situación de prostitución.

UNIDAD MOVIL ATENCIOM MUJERES EN SITUACION ESPECIAL VULNERABILIDAD 2

La concejalía de Bienestar Social también ha contado durante el pasado año con 5.030 euros para la promoción de medidas de sensibilización, prevención y asistencia a prostitutas, un dinero que ha procedido de las multas impuestas a los ‘usuarios’ de la prostitución a través de la Ordenanza de la Convivencia.  A este respescto, Egea ha comentado que la cuantía recaudada durante 2013 ha sido inferior a otros años, por lo que desde el Ayuntamiento se entiende que hay un menor número de hombres que acuden a la prostitución.

También se han desarrollado Talleres de Autoestima, Capacitación y Empoderamiento de las mujeres en situación de prostitución así como la organización de una Jornada sobre ‘Trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual”.

Por último, la ya citada guía de ‘Atención a mujeres en situación de prostitución’ vendrá a ayudar a la labor de apoyo que técnicos y voluntarios, que ahora contarán con 3.100 de estos documentos para distribuir entre estas mujeres.

EL NUEVO PERFIL

Aunque no existe un control municipal del número de prostitutas que ejercen su actividad en las calles granadinas, sí se conoce su procedencia: del 25% de españolas que hace aproximadamente tres años ejercían esta actividad, se ha pasado al 45% en 2014.

En cuanto al origen de las mujeres extranjeras, la inmensa mayoría proceden de Sudamérica –Ecuador, Paraguay y Venezuela-, Nigeria y Rumanía.

La edad de estas mujeres va de los 18 a los 34 años y la mayoría de las 180 mujeres tratadas por la Unidad Móvil de la Cruz Roja fueron atendidas en pisos y clubes. De estas mujeres, 27 requirieron atención inmediata por temas relacionados con drogas o por carecer de hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *