Miércoles, 23 Agosto, 2017

            

La primavera se presenta menos intensa que en 2016 para los alérgicos al polen, según los alergólogos

La AEMET indica que probablemente las temperaturas alcancen valores superiores a los normales y que las precipitaciones sean inferiores que otros años

Foto: E.P./THINKSTOCK
E.P.


image_print

Las enfermedades alérgicas en España afectan a 16 millones de personas, es decir, a un 30 por ciento de la población general y, en concreto, seis millones de estas lo son al polen de las gramíneas, quienes este año se enfrentarán, en general, a una primavera menos intensa que la de 2016, a excepción de aquellos que residan en Extremadura, según el presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), el doctor Ángel Moral.

Así, “desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) indican que probablemente las temperaturas alcancen valores superiores a los normales y que las precipitaciones sean inferiores que otros años. Esto podría adelantar a mediados de abril el inicio de la polinización de las gramíneas”, ha explicado el doctor.

Entre los alérgicos, según destaca Moral, aproximadamente 8 millones de personas lo son a pólenes de gramíneas, pues aunque todas las plantas se reproducen por estos, no todos dan problemas alérgicos y añade que “las especies que más síntomas producen en orden decreciente son gramíneas, olivo, ciprés, salsola, plátano de sombras y parietaria”.

Hay que tener en cuenta que el cambio climático, reflejado en las precipitaciones escasas de invierno y las temperaturas frías alternas durante esta época, junto con la contaminación en las grandes ciudades, están provocando un incremento de los casos de alergia respiratoria, según señala Moral.

Una contaminación que hace que, ante los combustibles diésel, las plantas se defiendan “produciendo unas proteínas de estrés que hacen más agresivos a los pólenes de zonas contaminadas de las ciudades que a los de zonas rurales no contaminadas, ocasionando una mayor alergenicidad”, ha subrayado el doctor.

Por ello, Moral ha recomendado seguir una serie de medidas preventivas, entre las que ha destacado el uso de mascarillas homologadas y avaladas por la SEIC, pues estas cubren la nariz y la boca y, de esta manera, el aire inhalado atrapa los ácaros, pólenes y partículas diésel, haciendo que el aire llegue limpio a los orificios nasales y, por lo tanto, se reduce la exposición y se presentan menos síntomas, lo que lleva a tomar menos medicación y producirse un mayor ahorro.

CONOCIMIENTO DE LOS NIVELES DE PÓLENES

Ante la aparición de las alergias, las personas afectadas cuentan con la página web ‘www.polenes.com’, en la que se pueden conocer los niveles de pólenes atmosféricos, para así programar las actividades que se vayan a realizar al aire libre y prepararse para el tratamiento.

Igualmente, los pacientes pueden utilizar la aplicación ‘PolenControl’, avalada por la SEIC, donde los alérgicos pueden incluir sus síntomas y el consumo de medicamentos que siguen, para después enviarlos por correo electrónico al especialista correspondiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *