Sábado, 21 Octubre, 2017

            

La prevalencia de la artritis de rodilla ha aumentado “drásticamente” en las últimas décadas

La comprensión de la enfermedad es responsable de más discapacidad que casi cualquier otro trastorno musculoesquelético

Imagen ilustrativa | Foto: FLICKR/SIMON BLACKLEY
E.P.


image_print

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard (Estados Unidos) ha mostrado, tras analizar más de 2.000 esqueletos, que la prevalencia de la artritis de rodilla ha aumentado “drásticamente” en las últimas décadas.

La comprensión de la enfermedad es importante no sólo porque es extremadamente frecuente hoy en día, afectando a un tercio de los estadounidenses mayores de 60 años, sino también porque es responsable de más discapacidad que casi cualquier otro trastorno musculoesquelético.

Para alcanzar esta conclusión, publicada en ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, los investigadores estudiaron a más de 2.000 esqueletos de hace más de 6.000 años con el objetivo de encontrar un signo de osteoartritis.

“Cuando su cartílago se erosiona, y dos huesos que forman una articulación entran en contacto directo, se frotan unos contra otros causando un pulimento de cristal a desarrollar. Ese pulimento, llamado eburnación, es tan claro y obvio que podemos usarlo para diagnosticar con precisión la osteoartritis en restos esqueléticos”, han explicado.

Una vez obtenidos estos datos, los compararon con población viva, descubriendo que aquellos que habían nacido después de la Segunda Guerra Mundial tenían el doble de probabilidades de padecer artritis de rodilla. Actualmente, los investigadores están analizando los factores que están provocando el aumento de la incidencia de esta patología.

“La osteoartritis de rodilla no es una consecuencia necesaria de la vejez. Debemos pensar en esto como una enfermedad que se puede prevenir en parte. ¿No sería genial si la gente pudiera vivir hasta los 60, 70 o 80 años y nunca llegar a padecerla?. En este momento, nuestra sociedad apenas se centra en la prevención, por lo que necesitamos Redirigir más interés hacia prevenir esta y otras enfermedades propias del envejecimiento”, han zanjado los autores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *