Viernes, 24 Marzo, 2017

La Policía se incauta de cinco obras falsas de Picasso en Granada y Benidorm

Los imputados "estaban intentando conseguir documentación que certificara la veracidad de los cuadros" para venderlos

Picasso robados


image_print

El grupo de Patrimonio Histórico de la Policía de la Generalitat Valenciana se ha incautado de cinco obras “presuntamente falsificadas” de Pablo Picasso por valor de 160 millones de euros que se pretendían vender a inversores extranjeros. La incautación se ha llevado a cabo en dos operaciones –“entre las que no hay relación”–, realizadas en Benidorm (Alicante) y Granada, en las que se han imputado a dos y seis personas, respectivamente.

Así ha informado el comisario de la Policía de la Generalitat, Álvaro Rodríguez, en rueda de prensa este sábado, que ha señalado que “no hay precedentes de una operación así en España”. Según ha afirmado, aunque los detenidos no tienen relación entre sí, las operaciones se han llevado a cabo de manera conjunta al tratarse de “dos intentos de venta de cuadros falsificados de Picasso que han confluido en el tiempo”.

Rodríguez ha explicado que las pesquisas comenzaron en la operación de Benidorm después de “detectar que un grupo de individuos estaba intentando conseguir informes de expertos sobre una obra de Picasso”. Se trata de una sociedad de tres personas que son propietarias de uno de los cinco cuadros –denominado ‘La vida y la muerte’– que pretendían poner a la venta por 30 millones de euros.

El comisario ha señalado que los investigados fueron detenidos mientras intentaban vender el cuadro a finales de octubre, aunque la operación había comenzado “hace dos o tres meses”. De los tres integrantes de la sociedad, solo dos están imputados actualmente, y se les acusa de tentativa de estafa y de un posible delito contra la propiedad intelectual. Los dos imputados tienen antecedentes por estafa y uno de ellos “tiene un historial de estafas y timos considerable”.

El comisario ha señalado que los investigados en Alicante habían creado una sociedad en Belice –un paraíso fiscal en América Central– para vender la obra, “presuntamente eludiendo a Hacienda”. Además, ha señalado que ya habían intentado vender la obra en 19 ocasiones.

Rodríguez ha apuntado que este grupo “obtuvo” el cuadro de una colección privada de un particular de Barcelona ya fallecido y que estaban “invirtiendo dinero en restaurarlo”, por lo que “no se descarta la hipótesis de que no supieran que puede ser falso”. A pesar de ello, ha señalado que los investigados en Alicante “transportaban la obra en una furgoneta con restos y utensilios de obra”. “Hay cosas que se ven que no pueden ser buenas, uno no intenta vender una obra por 30 millones de euros en una furgoneta de obra”, ha apostillado.

“FALSIFICACIONES HECHAS CON MALA INTENCIÓN”

En este sentido, el inspector jefe del grupo de Patrimonio Histórico ha indicado que “las obras serían falsificaciones hechas con mala intención, para el mercado de inversores extranjeros”, según le han transmitido los expertos en arte que la unidad ha consultado.

De esta manera, el comisario ha explicado que los propietarios del cuadro “pretendían que expertos en arte expelieran informes sobre la autenticidad de diferentes aspectos del cuadro para certificar que era verdadero”. Según ha señalado, “se encargaban informes caligráficos sobre la firma o sobre algún aspecto de la pintura”, pero no sobre el cuadro entero, “para intentar colar la obra a inversores por medio de intermediarios”.

El comisario ha comentado que estos expertos “pueden tener algún interés compartido” en la venta del cuadro “ya que suelen llevarse un porcentaje de la venta”. Pese a ello, ha asegurado que el cuadro solo se considera verdadero cuando así lo confirma la entidad ‘Sucesión Picasso’, que preside en París el hijo del artista, Claude Ruiz Picasso, al que remitieron las obras para que confirmara que son falsificaciones. “Hablamos de presuntas falsificaciones porque la entidad no ha aclarado todavía si son auténticas”, ha añadido.

Por su parte, el director general de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel, ha destacado que “en algunas ocasiones en esta operación los agentes han corrido peligro” porque “los delincuentes de este tipo no son delincuentes de guante blanco”.

El grupo de Patrimonio Histórico –que está limitado a la Comunitat Valenciana, al tratarse de policía autonómica– ha colaborado en estas operaciones con varias unidades a nivel nacional, entre las que se encuentran la Brigada Central de Patrimonio Histórico de la Comisión Nacional de Policía Judicial, el grupo de Robos de Granada de la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental y la Policía Local de Benidorm.

OPERACIÓN EN GRANADA

La otra operación se llevó a cabo en Granada entre septiembre y octubre y en ella se recuperaron cuatro obras atribuidas a Picasso y se imputó a seis personas, varias de ellas también con antecedentes delictivos. Los cuatro cuadros eran ‘Variation pour nudité sur divan’, que se vendía por 60 millones de euros; ‘Guitare et guitaron’, por 25; ‘Composición o bodegón con aguamanil’, por 20 y ‘Mujer cubista o arlequín’, por 25 millones de euros.

Según ha explicado Rodríguez, los imputados “estaban intentando conseguir documentación que certificara la veracidad de los cuadros” para venderlos, algo que conoció la policía a través de los galeristas y expertos en arte, “que recibían correos en los que se ofrecían esos cuadros”, de los que “no se tienen garantías de que sean verdaderos”. El comisario ha señalado que las presuntas falsificaciones de Granada podrían proceder de Cuba, según se extrae de las pesquisas.

Rodríguez ha señalado que “no se conoce relación de Picasso con Cuba” más allá de que un abuelo del pintor residió en la isla, aunque “no consta que el artista pintase ningún cuadro allí”. Rodríguez ha apuntado también que se conoce que el artista conoció en París a un pintor cubano llamado Wilfredo Lam, que le explicó que tenía familia allí, por lo que el artista “pudo hacer algún viaje a la isla en los 50, aunque está poco acreditado”. “No tenemos nada que nos haga presuponer que Picasso pintó un cuadro en Cuba”, ha agregado.

A pesar de ello, el comisario ha manifestado que “a simple vista, se observa que las firmas de los cuatro cuadros están hechas con caligrafías diferentes, aunque en todos pone ‘Picasso'”. Rodríguez ha señalado que se va a hacer un espectograma a las obras para “orientar hacia dónde y cuando fueron pintadas las obras”.

El comisario ha señalado además que los imputados “intentaban contactar con inversores extranjeros e internacionales” para “darle documentación a la obra que les permita vender las obras”, aunque “estos certificados, a la postre son falsos”.

Los imputados en Granada también están acusados de delitos de estafa y contra el patrimonio intelectual. El comisario ha señalado que dos de ellos tienen antecedentes por corrupción urbanística, cohecho, tráfico de influencias y estaba. “De esto se deduce que esta gente está intentando colar las obras”, ha asegurado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *