Jueves, 23 Marzo, 2017

La Policía Nacional actúa contra la violencia de género en jóvenes

"La violencia no tiene edad, 6 de cada 10 chicas reciben mensajes ofensivos" según el jefe del GRUME

Policía Nacional | Foto: Archivo GD


image_print

“La violencia no tiene edad, 6 de cada 10 chicas reciben mensajes ofensivos”, con estas palabras ha iniciado su charla el jefe del GRUME (Grupo de Menores) de la Policía Nacional, el inspector Carlos Martín.

El GRUME es un grupo que dedica su existencia a tratar con menores infractores, y se ubica en el Servicio de Atención a la Familia (SAM) dentro de la UDEV Unidad de Delitos Especializados y Violentos.

Martín comenta que uno de los principales problemas a los que se enfrentan en el área de menores es la falta de conciencia, la presunción de impunidad de menores infractores. Ante tales situaciones, el grupo que dirige se ha dedicado a realizar una serie de protocolos de atención y prevención de delitos.

Entre las premisas que se marcan está el conocimiento de la Ley y de que por ser inimputables penalmente, los menores si que pueden responsabilizarse por sus faltas. Martín recuerda que para darse “la detención de un menor” es necesario recordar que existe la “responsabilidad penal del menor, especificada en la Ley Orgánica 5/200” por lo que sus acciones si tienen consecuencias, aunque no sean las que se esperan tal que si fuera el caso de un mayor de edad.

VIOLENCIA FÍSICA O PSIQUICA LEGISLADA

Martín subraya que el desconocimiento de las leyes no exime su cumplimiento, para lo que cita que el Artículo 173: 2 del Código Penal, especifica que “el que habitualmente ejerza violencia física o psíquica sobre quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia” tendrá penas de entre 6 meses y 3 años

Asimismo el violar la intimidad de la pareja por medio del acceso a su cuenta de correo, robo de la misma también está tipificado en el “artículo 197 del Código Penal” y puede recaer en el infractor una pena de prisión de 1 a 4 años, además de la multa correspondiente entre 12 y 24 meses.

Un chantaje también tiene su apartado, amenazas tipificadas en el artículo 171, por lo que puede recaer desde multas hasta penas de prisión, sin dejar de recordar que el impedir la libertad de movimientos a una persona, así como coaccionar tiene su propio apartado en el artículo 172,1 del propio Código.

La infinidad de artículos y leyes que tratan la multitud de faltas que reciben en su área no deja al equipo indiferente, por lo que se dan a la labor de informar e intentar hacer conciencia en la sociedad en general, para reducir la comisión de delitos por menores en todas sus vertientes, pero muy en especial con respecto a la violencia de género ya que según menciona, suelen ser más comunes de lo esperable.

ADOLESCENTES Y VIOLENCIA DE GÉNERO

Martín describe lo que se encuentra en su área de trabajo, “una mínima violencia física, acuciante violencia verbal y una violencia psicológica que resulta el tipo de violencia más usada por los menores”.
En cuanto a las nuevas tecnologías el inspector explica que las “usan como herramienta los móviles, las redes sociales, como instrumento para la comisión de infracciones”.
Muchas veces la relación víctima agresor, suele ser de novios o exnovios y los modus conductuales violentos derivan en violencia de género, ya bien sea por amenazas, ciberbullying o cualquier tipo de acoso o chantaje en el que puedan usar las tecnologías como medio para realizar tales acciones.

VICTIMAS ADOLESCENTESSexting-diapositiva-policia-nacional
Según explicación de Martín “el maltrato, antes o después produce en la víctima síntomas agudos y/o crónicos que van desde el deterioro de la autoestima y sentimientos de culpa, hasta la depresión o estrés postraumático, sin olvidar tendencias de carácter suicida, abuso de alcohol, drogas para compensar el malestar físico y psíquico por el alto nivel de ansiedad y angustia”.

 

Muchas veces suelen culpabilizarse, creer que tienen un defecto que justifique la agresión, minimizan la acción y los efectos, así como la sumisión ante la pareja, hasta llegar a la modificación de su forma de ser.

AGRESORES

Por lo que respecta a las actitudes que toman los agresores, el inspector comenta que suelen racionalizar la culpa, la vuelcan sobre la pareja, el condicional si no fuera  o si no hiciera, minimizan las acciones y los daños, desvían la responsabilidad ya bien sea con drogas o alcohol, iba “fumado”, además de plantearse a sí mismos en un estatus de superioridad por lo que tienen que dominar a su pareja hasta las últimas consecuencias.

CONSEJOS

Desde el GRUME se intenta hacer que la sociedad en general tome conciencia, no sólo el que los menores recuerden que sus acciones tienen consecuencias, sino actuar desde todos los ámbitos para evitar que la desinformación o la falta de atención dejen la puerta abierta a una lacra como la violencia de género y tener especial atención si esto ocurre con menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *