Miércoles, 23 Agosto, 2017

            

La Policía Local ‘desmantelará’ las terrazas que no dispongan de licencia, pasadas 48 horas de una notificación municipal

En la capital, hay 20 establecimientos “incumplidores reiterados”, y siete de ellos no disponen de esta licencia ni pueden obtenerla y, sin embargo, tienen mesas y sillas ocupando la vía pública

Una terraza de la capital | Autor: Archivo GD
Ángela Gómez | @_Angela_GA


image_print

Granada ha decidido ponerse ‘estricta’ en la aplicación de la ordenanza municipal de ocupación de la vía pública. El Ayuntamiento de Granada ha anunciado las actuaciones que va a llevar a cabo de forma inminente para acabar con la “competencia desleal” de las terrazas, así como para asegurar que se cumplan con las normativas de accesibilidad y emergencias.

En la ciudad, alrededor de 20 establecimientos “incumplen reiteradamente” con esta normativa. A juicio de la concejala de Movilidad, Protección Ciudadana, Emprendimiento, Turismo y Comercio en el Ayuntamiento de Granada, Raquel Ruz, pagar las sanciones que se le imponen por carecer de licencia, alrededor de 3.000 euros, les sale “más rentable” si de forma ilegal tienen desplegadas mesas y sillas.

En Granada capital, según ha informado Ruz, siete establecimientos no disponen de esta licencia ni pueden obtenerla y, sin embargo, tienen terraza. Los días están contados para esas terrazas en concreto, ya que el Ayuntamiento ha asegurado que pasadas 48 horas de la notificación del cumplimiento de esta norma municipal, que pronto llegará a los establecimientos, si no la acatan, es decir, si no retiran las terrazas, la Policía Local se personará en el lugar y se llevará, literalmente, la terraza.

El aviso también llegará para aquellos establecimientos que no tienen operativa esa licencia y, sin embargo, tienen terraza. Hay una quincena de negocios que cometen este tipo de infracción. En este caso, también con un margen de 48 horas, si no retiran la terraza o no inician el procedimiento para adquirir el permiso, los agentes también retirarán de inmediato las mesas y sillas.

Y, en tercer lugar, el equipo de Gobierno local también vigilará aquellos establecimientos que excedan el número de mesas y sillas ‘contratadas’. “Hay muchos establecimientos que tienen licencia para tener cuatro o cinco mesas y resulta que tienen puestas más de diez”, ha ejemplificado Raquel Ruz.

El Ayuntamiento de Granada empezará este control en cuatro céntricas plazas: Bib-Rambla, Pescadería, Plaza Nueva y la de Romanilla.

Terrazas-8

Terraza de Plaza Bib-Ramba | Autor: Archivo GD

PLAZAS MÁS DESPEJADAS

“Hemos conjugado varias normativas – ocupación, emergencias y accesibilidad- para asegurar que la seguridad de las personas esté siempre por encima de la generación de negocio”, ha expresado la edil.  Y es que, según ha matizado, hay terrazas que ocupan plazas enteras, y que dificultan o imposibilitan el acceso de los servicios de emergencias.

“Plaza Nueva presenta un problema específico”, ha señalado Raquel Ruz. La fuente que preside dicha plaza está rodeada por terrazas. “Hay que liberar dicho espacio para que pueda ser observada mejor y para protegerla”, ha explicado Ruz.

Además, como medida de control, en el exterior del establecimiento que cuente con dicha licencia, deberá figurar ésta, el número de mesas, así como la distribución de las mismas. “Hay establecimientos que mueven las mesas a su antojo para que les dé el sol, y eso no puede ser”, ha matizado Ruz.

La concejala ha informado que estas actuaciones comenzarán una vez que sean expuestas en el seno de la Comisión de Terrazas, que se celebrará mañana a partir de las diez de la mañana para informar al resto de grupos municipales.

NORMATIVA BIEN RECIBIDA

Todas las opiniones recogidas por Granada Digital sobre este asunto miran con buenos ojos a la normativa municipal. Los propietarios de los establecimientos conocen a algún que otro “listillo” que no paga y tiene terraza, aunque prefieren no señalar directamente con el dedo. Y, si se trata de ellos mismo, obviamente resulta difícil que lo reconozcan a la primera de cambio.
“Que actúen con aquellos que incumplen la normativa. Nosotros tenemos quince mesas y pagamos religiosamente todo el año”, responde a nuestras preguntas, Salvador, encargado de Bistro Granada, un café-restaurante de Plaza Bib- Rambla.

En la plaza vecina, de la Pescadería, nos recibe Manolo, el exgerente del restaurante Oliver. Su hijo se encarga ahora de llevar el negocio pero accede a dar su opinión. “Las terrazas son muy importantes para el turismo en Granada. Son prácticamente imprescindibles. Me parece bien que se adecúen a la normativa, aunque ésta no debería ser demasiado estricta”, explica este hombre.

En la Plaza de la Romanilla, Fernando, el propietario de una cafetería, se sorprende cuando le explicamos que el Ayuntamiento ha contabilizado siete negocios que, aun sin disponer licencia, tiene terraza. “Habría que ver qué funcionarios son los que dan esa permisividad”, opina.

“Todo lo que sea adecuar la ciudad al ciudadano, lo veo genial”, añade este trabajador quien considera que se debería utilizar la misma vara de medir para todos los establecimientos. “No se puede permitir que establecimientos, por su nombre o categoría, tengan elementos que los demás llevamos años reclamando y no nos permiten”, matiza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *