Lunes, 15 de Octubre de 2018

            

La Policía de Motril, desbordada ante la llegada de inmigrantes

Desde el Sindicato Unificado de Policía denuncian la falta de "personal y medios materiales" y afirman estar "colapsados"

Inmigrantes | Foto: Archivo GD
Nacho Santana | @NachoSantana_27


image_print

La llegada de inmigrantes a las costas motrileñas no supone ya ninguna novedad. Sin embargo, este año las llegadas de pateras están siendo especialmente recurrentes respecto a fechas anteriores, haciendo que un gran número de pateras lleguen hasta Motril, donde los tripulantes son atendidos por las ONG y la Policía.

Sin embargo, las llegadas masivas están desbordando a las fuerzas de seguridad del municipio granadino. Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP) lo han manifestado ya en varias ocasiones, tanto este año como en los anteriores, si bien 2018 está siendo el más duro por las altas cifras de llegadas. El secretario general de SUP, César Calín, recalca que trescientas personas llegaron a las costas granadinas este último fin de semana, cifras que superan por mucho a las de policías disponibles pese al refuerzo que se produjo.

Este refuerzo es insuficiente para atender las necesidades de cuatro personas. Si antes había “cinco o seis personas”, según cuenta César Calín, el número no ha crecido drásticamente, a diferencia del de llegadas en pateras, lo que les ha llevado a denunciar una “falta de personal importante” en Motril ante un problema que “no pasa en Castilla o Extremadura”.

“Los compañeros cada día están más colapsados“, recalca Calín, que ejemplifica este colapso explicando que “las ONG son las encargadas de repartir los alimentos y ahora encima tenemos que ser nosotros los que tenemos que calentarlos, imagínate cuatro compañeros con dos microondas calentando doscientas comidas”. Si destacan que “no hay personal”, también señalan que “los medios con los que trabajamos son muy justos”, por lo que piden la elaboración de un plan que comience “por el catálogo de puestos de trabajo y una convocatoria urgente de plazas tanto para Motril como para Granada“.

Esta falta de personal ha llevado a situaciones irregulares que no deberían producirse. El secretario general del SUP ejemplifica estas situaciones con un caso en el que “un policía de la oficina de denuncias junto con un alumno en prácticas han tenido que hacer traslado de inmigrantes”. “Los compañeros de las ODAC sólo se dedican a coger denuncias”, recalca antes de apuntar a que se trata “de un oficial y un alumno en prácticas”.

Reuniones con las autoridades

Si bien la situación actual es la que ha llevado a los miembros de la Policía la límite, sus reivindicaciones no son nuevas. “Llevamos solicitando todo esto durante los últimos 3 ó 4 años y poco o nada se ha cumplido”, lamenta César, que confiesa que “tuvimos una reunión con la subdelegada del Gobierno en la que le hemos trasladado la falta de personal y la falta de materiales y estamos a la espera a ver si este Gobierno se pone las pilas y nos refuerza”.

En aquella reunión, cuenta Calín, “pedimos que se reforzaran las plantillas”, aunque lamenta que desde entonces “se metieron los barcos con traslados internacionales y no se aumentó la plantilla, la inmigración también ha aumentado y no se ha aumentado la plantilla“. De hecho, desde el sindicato destacan que “no solo no se ha aumentado, sino que ha ido disminuyendo en los últimos años, y en Granada igual”.

Esta situación ha obligado a doblar esfuerzos a algunos de los miembros del cuerpo de Policía de Granada. “Tenemos a los compañeros bajando desde Granada a Motril para reforzarnos con las pateras, tanto en labores de investigación como de custodia”, reconoce el secretario general de SUP, “muchas veces los servicios no se compensan con servicios extraordinarios, tienen que compensarlo con tiempo libre porque tampoco lo abonan”.

Dado que “seguimos igual que a principios de verano”, reclaman “más personal, que se abonen las horas extraordinarias que se están trabajando y más medios materiales” para poder lidiar con un dilema con el que “no damos abasto”. “Vamos a dejar un tiempo prudencial a ver si se subsanan algunas de las deficiencias que hay”, reconocen, aunque no por ello piensan dejar de moverse para buscar mejores condiciones, pues “tenemos solicitada una reunión con la subdelegada y estamos intentando tener otra con el delegado del Gobierno a nivel andaluz para que sepa todo lo que pasa en la costa andaluza”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.