Sábado, 27 Mayo, 2017

La Orquesta Ciudad de Granada estrena este viernes la obra ‘La Madre’

Del compositor granadino Héctor Eliel Márquez, además se interpretarán obras inspiradas en textos de Federico García Lorca

El granadino Héctor Eliel Márquez en su faceta de director de orquesta | Foto: Gabinete
Gabinete


image_print

Con motivo de su 25 aniversario, la Orquesta Ciudad de Granada estrena esta temporada tres obras de compositores íntimamente relacionados con la formación Granadina, entre los que se encuentra Héctor Eliel Márquez, quien aporta a este programa su obra ‘La Madre’

En las anteriores presentaciones de la OCG, se han realizado los estrenos de ‘De civitate lucis’, de José García Román y   la obra de Iluminada Pérez Frutos ‘¿Dónde estás? Suite orquestal de colores, aromas y música’  en el Auditorio Manuel de Falla. Ahora es el turno de la composición Márquez, que se estrenará el próximo 5 de febrero en el auditorio granadino, junto a un programa en el que se interpretarán también obras de distintos compositores contemporáneos (en un homenaje al recientemente desaparecido Juan-Alfonso García) con obras para coro inspiradas en textos de Federico García Lorca.

LA MADRE

La Madre fue gestada entre 2012 y 2014, si bien la idea general nació súbitamente al despertar una mañana de diciembre de 2011. La intención de la obra es hiperexpresiva y con unos medios técnicos, sin duda, eclécticos, que en el plano armónico oscilan entre lo tonal y lo modal.

La madre embarazada sueña, clarividente, cómo será su hijo, como vivirá la felicidad más grande y más sencilla y cómo lo alcanzará también la angustia más insoportable; así también la primera canción está preñada del material musical posterior.

Mientras tanto, los niños juegan. Anunciación de la Carne se propone plasmar uno de los momentos exultantes del hijo, luego dará paso en Canción (concretamente Los cuatro muleros, que fue recogida por el mismo Lorca) a una posterior burla del coro, siempre jugando.

En Los charcos de la luna, tres textos pugnan por la supremacía: una súplica, una burla y una fantasía surrealista y, finalmente, tras el dolor, se impone un cuarto, una canción de cuna rumana que vuelve a expresar la ternura del primer número.

Por último, Absalon fili mi llora la pérdida del hijo. El mismo texto, a pesar de su brevedad, es un collage en sí mismo, una selección tomada de tres libros, Samuel, Job y Génesis y recoge fragmentos de los llantos de David, Job y Jacob sucesivamente.

Se trata, en definitiva, de un texto milenario y anónimo, como milenaria y anónima es la historia que se cuenta la noche de este viernes: comienza como un motete renacentista, se basa después en un bajo barroco de lamento, y de nuevo acaba por tender puentes con las canciones anteriores, especialmente con ‘La madre’.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Mi enhorabuena a la OGC y a todos sus componentes !! Gracias por vuestra música !! Me llega al alma !! Una magnífica interpretación! Una velada inolvidable para mi la de esta noche !!