Jueves, 18 Enero, 2018

            

La OMS precalifica la primera vacuna conjugada contra la fiebre tifoidea

Se trata de una enfermedad grave que registra entre 11 y 20 millones de caso al año causando entre 128.00 y 161.000 muertes anuales

Imagen de microscopio de la fiebre tifoidea | Fuente: EP
EP


image_print

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha precalificado la primera vacuna conjugada contra la fiebre tifoidea, desarrollada por Bharat Biotech bajo el nombre de ‘Typbar-TCV’, que ofrece una protección más duradera que las vacunas más antiguas, requiere menos dosis y se puede administrar también a niños pequeños.

La fiebre tifoidea es una enfermedad grave y en ocasiones mortal que se transmite a través de alimentos y agua contaminados. Cada año se producen entre 11 y 20 millones de casos y de 128.000 a 161.000 muertes. Los síntomas incluyen fiebre, fatiga, dolor de cabeza, dolor abdominal y diarrea o estreñimiento.

Este primer visto bueno de este organismo de Naciones Unidas certifica que cumple con unos estándares aceptables de calidad, seguridad y eficacia, por lo que podrá ser utilizada en los programas de vacunación que tienen en marcha otros organismos como UNICEF o la Alianza de Vacunas GAVI.

El procedimiento consiste en una evaluación transparente y científicamente sólida que incluye revisar la evidencia, probar la consistencia de cada lote de vacuna fabricada y visitar los lugares de fabricación.

El pasado mes de octubre, el Grupo Consultivo Estratégico de Expertos (SAGE, en sus siglas en inglés) sobre vacunación que asesora a la OMS recomendó el uso sistemático de esta vacuna a partir de los 6 meses de vida en aquellos países donde la fiebre tifoidea es endémica.

Asimismo, pedía que se priorizara su introducción en aquellos países con una carga más alta de enfermedad o en aquellos donde se estuvieran registrando resistencias a los antibióticos para la ‘Salmonella Typhi’, la bacteria que causa la enfermedad.

De hecho, la OMS confía en que el uso de esta vacuna también sirva para frenar el uso de antibióticos para el tratamiento de posibles casos de fiebre tifoidea y reducir así posibles casos de resistencia bacteriana.

Tras la recomendación del SAGE, la Junta de la Alianza GAVI aprobó una partida de 85 millones de dólares (unos 70,8 millones de euros) para poder adquirir la vacuna a partir de 2019.

Con esta precalificación, el siguiente paso es que la vacuna pueda estar disponible en aquellos países de bajos ingresos que más la necesitan. E incluso en los que no cuentan con el apoyo de GAVI, la decisión de la OMS puede servir para agilizar la obtención de la licencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *