Sábado, 25 Marzo, 2017

La no-celebración de una victoria

Los de Pablo Pin se llevaron el triunfo el pasado sábado, sin embargo, el festejo posterior ejemplificó el descontento con su actuación

Jugadores del Coviran Granada celebran una victoria en el Palacio | Foto: Fermín Rodríguez
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

El Coviran Granada vive la resaca de un mal sábado. De esos que te dejan pensando toda la semana, de los que te hacen preguntarte ¿qué pasó? El resultado, en este caso, es lo de menos y al mismo tiempo lo más preciado. El resultado maquilló una actuación muy deficiente de los de Pin, pero dio una oportunidad en la clasificación para seguir adelante y no perder el tren de los de arriba.

El ejemplo más claro de que casi nadie tuvo su día en el Palacio fue la celebración posterior de una victoria. Una victoria siempre es una victoria, pero el Coviran aspira a más. Tranquilidad pero incomodidad parecían tener los jugadores sobre el parque del Palacio al término del partido. Se fueron rápido, con caras largas, descontentos. Más que un festejo, se trató de una ‘no-celebración’, el funeral de una victoria.

Tan solo unos cuantos jugadores, entre los que se encontraba Pablo García, John Schoof o Pérez De La Blanca, acudieron a las gradas donde está situado el frente nazarí, que anima sin cesar en cada partido. Una muestra más bien de agradecimiento que de fiesta, muy lejos de imágenes para el recuerdo tras ganar a Cambados, Morón o Tarragona, más recientemente.

La tabla de la página web de LEB Plata marca la sexta posición para el Coviran Granada, empatado a puntos con Araberri y Sammic, que perdieron sus partidos en la jornada catorce, que significó el comienzo de la segunda vuelta. Una racha de dos victorias consecutivas ha sido iniciada por el Coviran de la forma más extraña, tal como se sucedió el partido ante Viten Getafe. El equipo madrileño es el último clasificado, algo que no impidió que consiguiera poner en aprietos a la Fundación durante todo el partido. Hasta los últimos segundos.

El primer cuarto dejó patente de que el partido no pasaría a la historia. 11-15 terminaron los primeros diez minutos. El segundo cuarto dejó ver al mejor Coviran, probablemente, un espacio de tiempo donde se encontraron los rojiverdes gracias, en especial, a un Luis López muy acertado desde línea de tres. El segundo tiempo no dejó mucho más. Viten Getafe se acercaba en el marcador con una distancia de un punto o dos, y Coviran ejercía un golpe de gracia de James, Berni o Schoof para eliminar las esperanzas visitantes.

De eso le sobra a los de Pablo Pin. Calidad y capacidad es lo que hace mantener la zona media-alta. Lo anímico es lo que le ha catapultado a perder las tres primeras plazas. La falta de concentración a la que tanto ha aludido Pablo Pin ha retrasado a la Fundación en la consecución de sus aspiraciones. Eso es inevitable, pero la segunda vuelta, quitando el juego, ha comenzado con victoria.

Cuando las bajas, las lesiones, el momento de forma no te acompaña, el triunfo tampoco se pone de su parte. El pasado sábado la diosa victoria bajó al Palacio para dar la oportunidad al Coviran Granada de encadenar una racha positiva, que deberá alargar al siguiente peldaño, el número tres, en la cancha del Xuven Cambados.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Para mi la cumpla de ese mal partido la tiene el entrenador .No puedes tener a tu mejor hombre como James,Mas de medio cuarto en el banco .A veces se pasa de listo y deja mucho tiempo descansando a sus mejores jugadores y eso hace q se te acerquen en el marcador e hay donde han perdido varios partidos en los minutos finales.Cuando se da cuenta ya es tarde