Miércoles, 29 Marzo, 2017

La necesidad de alimentación o ropa y ayudas para pagar luz o agua, principales demandas a Cáritas en 2015

El perfil del usuario de Cáritas es, en un 65 por ciento de los casos, el de un ciudadano español o de algún país de la UE

Caritas Granada
E.P.


image_print

La necesidad de alimentación o ropa y la petición de ayudas económicas para sufragar gastos de alquileres, hipotecas y suministros como el agua, luz o el gas han sido las principales demandas de las personas que han acudido a Cáritas en Granada durante el pasado año, según consta en la Memoria que esta organización correspondiente a 2015.

Según ha informado en rueda de prensa el director de Cáritas Diocesana de Granada, Javier de Benavides, el pasado año se atendieron 9.400 demandas de comida o ropa a través de las ayudas directas de Cáritas Parroquiales, el servicio de Acción de Base, el Ropero Diocesano, el Catering Social y el Economato Solidario, se ofrecieron 2.800 ayudas económicas destinadas a la vivienda y 922 personas sin hogar fueron acogidas en centros residenciales.

Al conjunto de derechos básicos más demandados se le sumaron 1.783 personas acompañadas en itinerarios de inserción laboral a través de los programas de Empleo y Economía social, y las ayudas en Educación para el pago de becas, material escolar, comedores y transporte.

Según Javier de Benavides, destaca especialmente la atención ofrecida a las demandas de acogida, escucha y orientación. Gracias a este servicio que realizan en su mayoría los voluntarios de las parroquias, se ha acogido a cerca de 9.700 personas, “que han sido escuchadas, y empoderadas para superar su angustia, afrontar su situación económica y aprender a administrarse, ofreciéndoles la vivencia de que para alguien cuentan y que hay gente que va a estar a su lado para acompañarles en su dolor y ayudarles a salir de su situación”.

El perfil del usuario de Cáritas es, en un 65 por ciento de los casos, el de un ciudadano español o de algún país de la UE. Respecto al tipo de núcleo familiar el 70 por ciento de los casos son familias con hijos, de los que un 54 por ciento son parejas con hijos y el 16 por ciento conforman hogares monoparentales. El 29 por ciento restante corresponde a parejas sin hijos o personas solas.

En lo que respecta a la situación laboral de las personas atendidas, el 69 por ciento fueron desempleados, el 21 por ciento inactivos y el 10 por ciento restante activos empleados, es decir, personas que pese a tener trabajo, han requerido de la ayuda de Cáritas para cubrir sus necesidades básicas, “lo que indica que tener un empleo no garantiza la protección ante el impacto de la pobreza o la exclusión social”.

RECUPERACIÓN EN EL EMPLEO, PERO “PRECARIO”

“Esta realidad demuestra que pese a existir cierta recuperación en el sector empleo, éste generalmente es precario, de carácter temporal y es insuficiente para sacar a la persona de su situación. Lo que genera que personas que encontraron un empleo vuelven a Cáritas a retomar su itinerario cuando terminan su contrato”, ha dicho el director de Cáritas.

En 2015, de acuerdo a sus memoria, Cáritas Diocesana de Granada invirtió 6.890.157 euros para construir oportunidades y procesos para 10.564 personas en situación de exclusión social.

En la inversión total destacan los recursos destinados a programas estratégicos ante el impacto de la precariedad como Acogida-Atención primaria (900.459 euros), Empleo y Economía Social (1.033.893 euros), y un incremento especial del 52 por ciento en las ayudas a familias (430.880).

El delegado diocesano de Cáritas, Alfonso Marín, que también ha acudido a la presentación de la memoria, ha puesto el acento en el papel “insustituible” de los voluntarios en el “ser y hacer” de Cáritas, “una labor que sería impensable poder realizarla sin la generosidad y compromiso de los más de 1.600 voluntarios que hacen posible esa acogida y acompañamiento como fiel reflejo del más puro amor al prójimo”.

El 66 por ciento de los fondos de Cáritas fueron el pasado año aportaciones privadas, que ascendieron a un total de 4.538.169 euros. Además, gracias a los fondos IRPF aportados por los contribuyentes, a través de las casillas solidarias de la Asignación Tributaria en su Declaración de la Renta, Cáritas ha podido invertir 760.000 euros en diez proyectos de promoción y ayudas económicas, de las que se han beneficiado más de 1.200 personas.

Dentro de los nuevos proyectos emprendidos por Cáritas Diocesana de Granada en 2015, destacan el ‘Proyecto Jericó’, con el que se trató de cubrir durante los meses de invierno las demandas de alojamiento de personas sin hogar que no tuvieron opción a plazas residenciales, además de la puesta en marcha de dos iniciativas de economía solidaria como son ‘Sembrando Oportunidades’ en Motril, dirigido a la formación y cualificación en agricultura a personas desempleadas, y la tienda de ropa ‘La Mar de Cosas’, que ha supuesto la reapertura de un proyecto de reciclado textil, destinado a la formación en comercio y futura contratación de personas en exclusión.

En su intervención, Javier de Benavides, ha aprovechado la ocasión para recordar algunas de las propuestas que Cáritas Española presentó ante las elecciones generales, y que publicó septiembre del pasado año.

Estas propuestas plantean reformas concretas en aquellas políticas públicas más relacionadas con el acceso de las personas empobrecidas a los derechos humanos, como protección social, salud, vivienda o empleo. En palabras del director, todo ello implica “primero, poner a las personas en el centro de cualquier modelo de desarrollo y, segundo, emplazar a las administraciones públicas, en cuanto garantes de los derechos, a que asuman su responsabilidad de mantener el estado social de bienestar, y lo doten de recursos suficientes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *