Martes, 24 Octubre, 2017

            

La NASA honra a los astronautas muertos en el espacio

La agencia espacial estadounidense volvió a hacer una larga pausa en las operaciones de transporte. La siguiente misión de retorno de un vuelo, también lanzado por Discovery, se produjo en julio de 2005.<

Foto: E.P


image_print

La NASA ha honrado este miércoles a los astronautas fallecidos en misiones espaciales, coincidiendo con el 29º aniversario de la tragedia del transbordador espacial Challenger.

A lo largo de todo el día, la agencia espacial estadounidense ha llevado a cabo ceremonias en diferentes centros.

“Día de honores para los miembros de la familia de la NASA que perdieron la vida, promocionando la causa de la exploración y el descubrimiento”, ha anunciado la NASA en un comunicado, en el que se explican los diferentes homenajes que se llevarían a cabo a lo largo del día.

La elección del día se debe a dos sucesos. Uno es la primera tragedia registrada por una misión de la NASA: el incendio del Apolo 1, que tuvo lugar un 27 de enero de 1967. El otro, la explosión del transbordador Challenger, un 28 de enero de 1986.

En el primer caso, los astronautas Gus Grissom, Ed White y Roger Chaffee estaban dentro de la cápsula de tripulación durante unas pruebas cuando se produjo la tragedia, y fallecieron en el acto. 19 años después, la tragedia del Challenger acabaría con la vida de otros siete astronautas: Francis “Dick” Scobee, Ronald McNair, Mike Smith, Ellison Onizuka, Judy Resnik, Greg Jarvis y Christa McAuliffe.

En este caso, la investigación del accidente reveló que la junta de uno de los dos cohetes propulsores sólidos se rompiera en el lanzamiento, provocando una fuga de gas caliente y que explotara el enorme tanque de combustible externo del transbordador.

La NASA tardó más de dos años en volver a intentar un vuelo de un transbordador. Fue en septiembre de 1988 con la misión STS-262 a bordo del Discovery.

La flota de transbordadores voló sin incidentes graves durante una década y media. Luego, el 1 de febrero de 2003, el Columbia se desintegró cuando regresaba a la Tierra, tras una misión espacial de 16 días. Los siete astronautas a bordo murieron: Rick Husband, Willie McCool, Kalpana Chawla, Laurel Clark, David Brown, Michael Anderson e Ilan Ramon, que era el primer israelí en el espacio.

En este caso, los investigadores determinaron que el Columbia sufrió daños durante el lanzamiento, cuando un pedazo de espuma aislante se desprendió del tanque de combustible externo y dañó el ala izquierda así como la protección térmica del Columbia en ese lugar, lo que provocó que los gases atmosféricos calientes se infiltraran durante la reentrada.

La agencia espacial estadounidense volvió a hacer una larga pausa en las operaciones de transporte. La siguiente misión de retorno de un vuelo, también lanzado por Discovery, se produjo en julio de 2005.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *