Viernes, 26 Mayo, 2017

La ministra de Agricultura se reúne con organizaciones agrarias por el veto ruso a las exportaciones

El conflicto entre occidente y Rusia ya afecta al sector del campo y especialmente a los productores andaluces.



image_print

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, se reunirá este lunes con representantes del sector agroalimentario y de la distribución para analizar las posibles medidas a tomar ante el boicot de Rusia.

En concreto, García Tejerina se reunirá en primer lugar (11.00 horas) en la sede del Ministerio con los representantes del sector de la distribución para analizar las posibles efectos ante el cierre del mercado ruso.

Al término de ese encuentro, la titular del ramo retomará los contactos con los representantes de las organizaciones profesionales agrarias, cooperativas agroalimentarias y la Federación Española de Asociaciones de Productores exportadores de Frutas, Hortalizas, Flores y Plantas Vivas (Fepex), para dar cuenta del desarrollo y las propuestas planteadas en la reunión del Comité de Gestión de Bruselas del pasado jueves.

España instó en la reunión de Bruselas a la Comisión Europea a que se adoptaran medidas urgentes de carácter retroactivo para evitar perturbaciones en los mercados, como consecuencia del veto ruso a los productos agroalimentarios y pesqueros procedentes de la Unión Europea.

En la reunión, el Departamento trasladó su “preocupación” por la repercusión de esta prohibición en los mercados de todos los sectores afectados, y muy especialmente, en el de las frutas y hortalizas.

En concreto, España ha solicitado a la Comisión que reaccione de manera “urgente”, y adopte medidas necesarias a nivel de la UE para evitar perturbaciones en los mercados y minimizar las consecuencias del embargo ruso.

Entre las medidas solicitadas por España figura que, con “carácter retroactivo”, se financie la retirada de producto excedentario del mercado, en su caso, incrementando los precios de retirada a partir de los fondos de la reserva de crisis.

Al igual que se hizo en el caso del brote producido por la bacteria ‘e-coli’ en 2011, se ha pedido flexibilidad para las organizaciones de productores de frutas y hortalizas, de cara a la aplicación de las medidas de prevención y gestión de crisis en sus programas operativos, y para los productos cubiertos por las medidas excepcionales.

Por otro lado, España reclamó la convocatoria de una reunión urgente del grupo Rosenthal del Consejo para las negociaciones con países terceros para establecer una ‘hoja de ruta’ con prioridades y actuaciones concretas para la apertura de nuevos mercados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *