Lunes, 22 de Octubre de 2018

            

La Masía no termina de arrancar en el Granada

Jon Toral y Sergi Samper no se han adaptado; Cuenca y Lombán, que también pasaron por ahí, están viendo la luz con la llegada de Alcaraz; Oier, sin oportunidades

Sergi Samper, durante un partido de esta temporada | Foto: Antonio L. Juárez
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

La Masía es probablemente la academia de formación futbolística más conocida del mundo. Una residencia que marca a sus integrantes para siempre influyendo en sus valores, educación y, por supuesto, estilo y forma de entender el fútbol. Sólo entran aquellos chavales que se les cataloga o tiene potencial para serlo, como los mejores, aunque no todos lleguen al objetivo.

El Granada cuenta entre sus filas con hasta cinco jugadores que han pasado por algunos de los equipos del fútbol base del FC Barcelona, aquellos conjuntos que componen La Masía. Algunos de ellos incluso llegaron a debutar y jugar asiduamente con el primer equipo. Ellos son Oier Olazábal, David Lombán, Isaac Cuenca, Jon Toral y Sergi Samper.

Sin embargo, el paso del Camp Nou a Los Cármenes no es nada fácil, aunque, a priori, se piense lo contrario. Jugar al lado de Iniesta, Busquets, Mascherano, Messi o Neymar, por nombrar a unos pocos, te hace la vida más fácil, incluso encumbra tus cualidades. Ganas en confianza, convicción y seguridad. Todo se pone de cara.

Llegar a Granada requiere de una fuerza mental descomunal, y más si vienes de un gigante futbolístico como el Barça. Lo habitual no va a ser ganar, ser admirado ni elogiado. Esto es lo que todavía no han llegado a entender o conseguir Sergi Samper y Jon Toral.

Jon Toral, de 21 años, fue de las incorporaciones más tempraneras. Llegó cedido por el Arsenal, ya que emigró al fútbol inglés con apenas 15 años tras criarse en La Masía desde los 8 años. Fue de los más destacados de la pretemporada, aunque ésta no contó con todos los efectivos que a día de hoy componen la plantilla rojiblanca. El centrocampista de Reus jugó titular en la primera jornada, ante el Villarreal, y a partir de ahí desapareció de las convocatorias. La llegada de Alcaraz no ha mejorado su situación de momento.

El caso de Sergi Samper, de 21 años, es enigmático. Es una de las grandes promesas del FC Barcelona y se le presupone como el futuro cerebro culé, sin embargo, su primera experiencia fuera de Barcelona y en Primera División ha comenzado de forma nefasta.

Su fichaje, en forma de cesión, era muy deseado en Granada. Llegó con vitola de estrella, como el máximo exponente del estilo de fútbol de Jémez. Lo que se esperaba que fuera un binomio perfecto ha pasado a ser, momentáneamente un despróposito. Jémez ya no está. Samper tiene que demostrar su valía.

Su calidad está fuera de duda, pero se le aprecia aún cierta inmadurez sobre el campo y una poca experiencia que le están pasando factura. La situación, totalmente nueva para él, le está superando y se le ve sin confianza ni seguridad: ‘blandito’ al defender, ni resolutivo al crear. Él es consciente de que puede y debe dar muchísimo más. Habrá que ver si Alcaraz es capaz de sacar su máximo rendimiento, un trabajo que tendrá que ver mucho más con la psicología que con el césped.

En menor medida, y con más experiencia en el fútbol, están Oier (27 años), Lombán (29 años) e Isaac Cuenca (25 años). El guardameta llegó en la temporada de Caparrós al conjunto nazarí, en la cual se alternó la titularidad con Roberto. Este verano ha vuelto tras una temporada cedido en la Real Sociedad, donde no ha disfrutado de minutos. De momento es el suplente de Ochoa, quien ha estado muy criticado en este inicio de campeonato. Si el mexicano no mejora sus actuaciones, Oier podría disfrutar de una oportunidad para hacerse con el puesto.

Por su parte, Cuenca y Lombán parece que están encontrando su sitio con Alcaraz. Ambos han jugado los dos partidos que ha dirigido el granadino, ante el Atlético y el Sporting. Cuenca, de hecho, ha sido de los más destacados en estas dos jornadas tras un periodo para olvidar con Jémez. Lombán, por su parte, parece recuperar la solidez y seguridad defensiva que le caracteriza, abandonando el estado depresivo en el que entró con un Jémez que le crucificó casi desde el minuto cero.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Oier tiene que jugar YA. cuando lleve 5 partidos seguidos estará demostrando su valía y el Granada tendrá su portero. Oier es el presente y futuro para la portería. Hay que mirar al jugador y no a los medios, que si apoyan a uno todos van como b….. detras alogiandolo y si no….pues es un paquete. Acordaros de algunas figuras del Madrid, que la prensa se los cargó cuando todavía eran validos y otros jugaron cuando no valían para nada. Oier es un porterazo y si no quieren confiar en el, pues que lo traspasen, pero tener un portero así en en banquillo cuando vamos últimos……….. No he dicho nada de Ochoa, pero alguien cree que está haciendo buenos partidos. ¿porque la prensa no dice nada de sus actuaciones?????