Domingo, 26 Marzo, 2017

La lluvia rompe un muro de contención en una rambla de Carchuna e inunda varios invernaderos

Se han sumado los efectos de las obras de rehabilitación de las calles del casco antiguo que provocaron algunos arrastres de residuos y arena

Foto: archivo


image_print

Las lluvias caídas durante la madrugada de este martes en la costa de Granada han provocado la rotura de un muro de contención en una rambla de desagüe de Carchuna (Motril) permitiendo que el agua se desbordara e inundara varios invernaderos cercanos.

Así lo ha explicado en declaraciones a Europa Press el secretario provincial de COAG Granada, Miguel Monferrer, quien ha apuntado que “las ramblas están sucias, situación que ha empeorado con la construcción de la autovía”, por lo que, sobre las 05,00 horas cuando se han intensificado las precipitaciones, el muro ha cedido con el consiguiente desbordamiento de la rambla.

A primera hora de la mañana del martes, los técnicos se han acercado a la zona donde están evaluando los daños junto a los propietarios de las explotaciones agrícolas afectadas “aunque habrá que esperar al menos 24 horas para cuantificarlos”.

En el resto de la provincia, según ha explicado Monferrer, la lluvia ha caído con menos intensidad por lo que “el agua ha venido muy bien en la zona de los montes, donde pronto se comenzará a recolectar el olivar, así como en el campo de cara a la siembra de invierno”.

En Almuñécar, por otro lado, el observatorio del Vivero ‘La Mezquita’ de La Herradura ha llegado a medir casi 50 litros por metro cuadrado afectando a las zonas que coinciden con las de las desembocaduras de ramblas y barrancos sobre el vial de la playa.

Este es el caso de la Rambla de Las Tejas o el cauce que desemboca en la calle Las Palomas para salir por la avenida Prieto Moreno hasta la playa, e incluso, las aguas de la Punta de la Mona que no encuentran salida directa al mar hasta llegar a La Caleta o alcanzan una vaguada en el bordillo del paseo, a la altura de la Urbanización El Realengo, así como el Barranquillo y la Rambla del Espinar.

A todo ello, además, se han sumado los efectos de las obras de rehabilitación de las calles del casco antiguo que provocaron algunos arrastres de residuos y arena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *