Viernes, 20 Octubre, 2017

            

La Junta Rectora del Parque Natural Sierra de Baza analiza el decaimiento de pinares de repoblación

El proceso ha tenido una evolución muy rápida en pocos meses, estimándose actualmente que la zona afectada abarca unas 2.000 hectáreas de terreno y varios miles de pinos afectados

Foto: Gabinete
E.P.


image_print

La Junta Rectora del Parque Natural Sierra de Baza se ha reunido este jueves para tratar la situación de algunos rodales de pinares de repoblación que están siendo afectados por un brote de cochinilla del pino.

El informe del Comité de Conservación e Investigación del Parque, realizado el pasado día 3 de septiembre, pone de manifiesto la situación de decaimiento de los pinos resineros o negrales que se ha detectado en el parque en algunas zonas de repoblación forestal con esta especie, según ha informado la Junta en una nota de prensa.

El proceso ha tenido una evolución muy rápida en pocos meses, según las visitas técnicas realizadas, estimándose actualmente que la zona afectada abarca unas 2.000 hectáreas de terreno, aproximadamente, y varios miles de pinos afectados; todo ello se ha visto agravado por el tipo de reforestación realizada con una especie poco adecuada para el suelo y clima existente en la actualidad, que unido a la disminución de lluvias y a los inviernos anormalmente cálidos que se están produciendo, ha propiciado la aparición de un brote de cochinilla del pino.

Aunque esta situación de elevada mortalidad no es exclusiva de esta zona, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha informado de la problemática a la Junta Rectora del Parque este jueves en una reunión a la que han asistido la delegada territorial de Medio Ambiente de la Junta en Granada, Inmaculada Oria, y el director general de Gestión del Medio Natural y Espacios Naturales Protegidos, Javier Madrid.

Para estudiar y atajar el problema se constituyó el pasado 18 de octubre un grupo de trabajo multidisciplinar, que está abordando la situación desde distintos ámbitos con investigadores de las universidades de Córdoba y de Granada.

Este equipo multidisciplinar estudiará qué masas forestales serán las mas adecuadas para las próximas décadas, trabajando con los objetivos, entre otros, de cuantificar y situar geográficamente la zona afectada, y de establecer acciones de comunicación y difusión a la sociedad de la situación, características y medidas adoptadas.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. El caso es minimizar la extensión de la masa forestal afectada. No son varios miles de pinos. Cualquiera que suba a la sierra vera sin esforzarse que son decenas de miles de pinos y que no son 2000 hectáreas, sino 7 u 8 mil las ocupadas por pinos muertos, o los bosques con un porcentaje de un 25 a un 50% de mortandad.

    • El problema no es minimizar o maximizar la superficie afectada; el decaimiento del pinar se engloba en un escenario de condiciones climáticas excepcionales que han provocado el debilitamiento de las masas y la a parición de una serie de agentes que han acelerado el proceso de mortandad. El asunto es algo más complicado que se debe estudiar a conciencia ante la posible aparición de procesos similare en otras localizaciones

      • El problema es que, se le ha ido dando largas hasta llegar a esta situación, se debería haber empezado a actuar hace ya mucho tiempo y dejar que se llegara a esta situación. Negligencia es mi opinión!

        • El problema es que, se le ha ido dando largas hasta llegar a esta situación, se debería haber empezado a actuar hace ya mucho tiempo y no dejar que se llegara a esta situación. Negligencia es mi opinión!