Martes, 30 Mayo, 2017

La Junta presenta herramientas con las que mejorar la capacidad del ecosistema al cambio climático

El 'Life Adaptamed' aprovechará la diversidad ecológica que hay en Andalucía y que permite pasar de una zona semiárida como Cabo de Gata a un humedal costero como Doñana y, finalmente ascender a la alta montaña de Sierra Nevada



image_print

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha presentado en Granada el proyecto ‘Life Adaptamed’, un programa que pretende definir las herramientas con las que mejorar la capacidad de adaptación de ecosistemas mediterráneos vulnerables al cambio climático que se centrará en los espacios naturales de Sierra Nevada y Doñana, y en el parque natural de Cabo de Gata-Níjar, declarados Reserva de la Biosfera por la Unesco.

Durante el transcurso del acto de presentación de los resultados del Observatorio de Sierra Nevada, José Fiscal ha indicado que se trata de desarrollar y difundir medidas de gestión para paliar los efectos de la elevación de temperatura global provocada por el cambio climático en ecosistemas claves, cuyos servicios son básicos para el desarrollo socioeconómico de la población, entre otros, retención de suelos, polinización, mantenimiento de pastos, regulación de la temperatura, provisión de agua, prevención de incendios forestales o desertificación.

En este sentido, los estudios realizados por el Observatorio de Cambio Global han detectado tras años de estudio, concretamente desde 2007, un incremento de los fenómenos meteorológicos extremos, aumento de la temperatura y alteración de caudales en ríos, menor duración de la cubierta de nieve, un ascenso altitudinal de algunas especies, cambios en el reloj biológico de plantas y animales, entre otras variaciones.

Las acciones llevadas a cabo en el marco de este proyecto proporcionarán datos, experiencias y herramientas a otros gestores, propietarios y grupos de interés para hacer frente a las mismas amenazas y estas medidas van dirigidas también a la consolidación a largo plazo de la Red de Observatorios del Cambio Global en Andalucía.

Esta iniciativa, que cuenta con un presupuesto cercano a los 5,5 millones de euros, tendrá una duración de cinco años.

Este ‘Life’, liderado por la Consejería, incluye socios del ámbito investigador y académico, como la Universidad de Granada, a través del Instituto Interuniversitario de Investigación del Sistema Tierra en Andalucía; la Estación Biológica de Doñana, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); y la universidad de Almería, a través del Centro Andaluz para la Evaluación y Seguimiento del Cambio Global.

Asimismo, el Consorcio del Parque de las Ciencias apoyará principalmente acciones de educación ambiental y difusión y el Centro de Cooperación del Mediterráneo de la UICN asegura una articulación del proyecto en el ámbito internacional, principalmente mediterráneo.

En este proyecto participa también la Agencia de Medio Ambiente y Agua, empresa pública adscrita a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, y la empresa Aguas Font Vella y Lanjarón, S.A. con su apoyo financiero y cuenta, además, con la colaboración de los grupos de interés de los territorios implicados como ganaderos, y representantes del sector turístico o empresarial, entre otros.

SIERRA NEVADA, REFERENCIA MUNDIAL

El ‘Life Adaptamed’ aprovechará la diversidad ecológica que hay en Andalucía y que permite pasar de una zona semiárida como Cabo de Gata a un humedal costero como Doñana y, finalmente ascender a la alta montaña nevadense.

Este enfoque permite cubrir aspectos biofísicos y económicos complementarios que enriquecen el proyecto y que fortalecen su noble aspiración de extender los resultados a otras zonas del planeta y otro aspecto resaltado por el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha sido la referencia internacional que ha adquirido el Observatorio de Cambio Global del Espacio Natural Sierra Nevada.

Este observatorio andaluz es, tras ocho años de trabajos e investigación, un modelo para instituciones como la Unesco o la Federación Europea de Parques (Europarc); y para países como Brasil o Chile, que están importando su modelo de gestión para desarrollar actividades similares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *