Sábado, 27 Mayo, 2017

La Junta ofrece 84 alojamientos a universitarios en el barrio de Almanjáyar

Esta iniciativa será posible gracias a la firma del convenio rubricado este miércoles por la consejera Elena Cortés y el rector de la Universidad de Granada, Francisco González Lodeiro, y que implica a su vez a los estudiantes en proyectos de intervención social en Almanjáyar.



image_print

La Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta pondrá a disposición de la comunidad universitaria de Granada a partir del próximo curso académico 204/2015 un total de 84 nuevos alojamientos, localizados en el Distrito Norte de la capital, concretamente en el barrio de Almanjáyar, lo que permitirá incrementar la oferta existente en la ciudad para dar residencia a este colectivo.

“Ni un Gobierno puede actuar de espaldas a la universidad pública, ni una universidad pública de espaldas a la pobreza y la crisis”, ha destacado Cortés, quien ha recordado la línea de incentivos por valor de 22,5 millones que ha destinado Fomento y Vivienda a proyectos de investigación en Andalucía.

La medida está dirigida a miembros de la Universidad de Granada con escasos recursos familiares, que según la normativa autonómica vigente en materia de vivienda no podrán superar las 2,5 veces el Iprem (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples), lo que se traduce en unos 18.600 euros netos anuales. Precisamente, atendiendo a esos niveles económicos, las rentas mensuales que deberán afrontar los futuros residentes en concepto de alquiler serán muy asequibles, en torno a unos 60 euros, a los que habrá que sumar los gastos de comunidad y de suministros.

Como contraprestación a este alquiler bonificado, los destinatarios de los alojamientos desarrollarán proyectos colectivos de intervención social en el ámbito en el que se ubica esta oferta residencial, el barrio de Almanjáyar, y deberán ser acordes a los objetivos y fines de las políticas de intervención y rehabilitación integral que desarrolla la Junta en la zona, declarada como área de especial intervención debido a las circunstancias socioeconómicas de la mayoría de la población allí residente.

La medida, según ha subrayado la titular de Fomento y Vivienda, “no sólo garantiza alojamiento a precio asequible y posibilita dar continuidad a los estudios, sino que también permite contribuir al desarrollo social del Distrito Norte a través del compromiso social de los jóvenes universitarios”. “Se trata de una fórmula perfecta para aproximar la realidad social y la universidad”, ha añadido Cortés.

Estos alojamientos, denominados ’14 Abril’, se ubican en la calle Poetisa Anduna y estarán gestionados por la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA). La promoción está compuesta actualmente por 28 viviendas protegidas impulsadas por la Consejería de Fomento y Vivienda, que ha decidido destinar los inmuebles a este nuevo uso con el fin de incrementar la oferta de este tipo de alojamientos en la ciudad.

ESTANCIA

La estancia de los residentes será como mínimo de un curso académico completo, pudiéndose prorrogar ésta anualmente previa solicitud del interesado. En cualquier caso, esa permanencia estará siempre vinculada a la vigencia del proyecto de intervención social. El objetivo de la Consejería de Fomento y Vivienda es que cada año se tenga un porcentaje mínimo de renovación de plazas, que se establece en torno a un 30 por ciento.

Los destinatarios de los alojamientos son estudiantes, licenciados o graduados, técnicos superiores, profesores o investigadores que realicen algún curso de formación específica en la Universidad o en el centro de investigación asociado a ella. La Consejería considera que la promoción tendrá una demanda suficiente ya que cuenta con una ubicación idónea debido a la proximidad de las facultades de Magisterio y de Actividad Física y Ciencias del Deporte.

De acuerdo con lo establecido por el convenio, los solicitantes deberán entregar para acceder a los alojamientos la matrícula universitaria del curso académico correspondiente con el año en el que se realice el proyecto, los ingresos económicos familiares, con un máximo de 2,5 veces del Iprem; y el proyecto de intervención social pública voluntaria en el Distrito Norte de Granada. Con esa documentación, se baremará cada solicitud teniendo en cuenta el interés y la repercusión social del proyecto social (hasta 5 puntos), la capacidad económica de la unidad familiar (hasta 5 puntos) y el expediente académico (hasta 2 puntos).

PROYECTO

La implicación de los jóvenes en la comunidad se concreta en la presentación y desarrollo del proyecto de intervención social, que supondrá la prestación por parte de los residentes de 25 horas mensuales para el desarrollo de la iniciativa presentada.

El proyecto ha de encajar con las políticas de intervención integral que lleva a cabo la Junta en la zona norte, concretamente en Almanjáyar. En este ámbito, la política de Fomento y Vivienda tiene una doble vertiente, por un lado una intervención en materia residencial (rehabilitación de viviendas, gestión de parque público, etc.), y por otro una intervención social, con el fin de lograr la normalización de la convivencia vecinal, la integración del barrio en el conjunto de la ciudad, la capacitación de los vecinos, de escasa formación profesional y con elevados niveles de desempleo; o la dinamización económica de la zona, con el fomento del emprendimiento.

Para su valoración y renovación cada proyecto deberá contar con el informe favorable de la Comisión de Seguimiento, órgano contemplado en el convenio como garante del cumplimiento de esta iniciativa. Además, para ello se contará con la participación ciudadana y de los vecinos de la zona norte, a través de la Mesa de la Vivienda, ya que el objetivo es que exista un total entendimiento entre los nuevos residentes y las familias del barrio en pos de lograr una convivencia armónica.

ALQUILER COMPENSADO

La consejera Elena Cortés también ha realizado un balance de la novedosa experiencia de trabajo comunitario en el parque público de viviendas de la Junta que puso en marcha su departamento a finales del pasado ejercicio en el barrio de Almanjáyar para compensar las rentas de arrendamiento a familias de buena fe.

Así, según ha explicado, en la fase inicial del proyecto, ya culminada, esta experiencia ha permitido a 13 familias de la zona reducir la deuda que mantienen con la Consejería en 6.050 euros. La Junta de Andalucía ya tiene cerrada una segunda fase, que tal y como ha anunciado la titular de Fomento y Vivienda, se aplicará este verano a otras 15 familias de Almanjáyar, que con su participación en el desarrollo de reparaciones en la zonas comunes de los edificios en lo que residen podrán minorar en 8.100 euros lo que adeudan en concepto de alquiler.

Cortés ha destacado que “medidas como ésta ponen de manifiesto el cambio radical experimentado por las políticas sobre vivienda pública de la Junta, una prioridad estratégica de la Consejería, como demuestran las decisiones de alto calado social adoptadas en este ámbito y que refuerzan el apoyo a las víctimas de la crisis estafa”, refiriéndose a la paralización de los desahucios a los deudores de buena fe.

“La iniciativa constituye una oportunidad para dignificar lo público y para crear comunidad, implicando a las familias residentes en el cuidado del patrimonio residencial andaluz”, ha incidido.

Este proyecto para compensar el alquiler en las viviendas públicas, que se desarrolla en las ocho provincias andaluzas, propone la implicación de vecinos con dificultades para hacer frente a sus rentas en la ejecución de pequeñas obras de reforma en las zonas comunes de los bloques donde residen las familias seleccionadas, lo que les permitirá minorar las deudas que mantienen, o bien compensar renta a futuro con su trabajo para la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *