Miércoles, 22 Noviembre, 2017

            

La Junta invierte tres millones de euros contra el decaimiento del pino en la Sierra de Baza

Destacan las tareas para mejorar el estado de los árboles aún no afectados o parcialmente afectados

La Junta invierte tres millones de euros contra el decaimiento del pino en Baza | Imagen: Gabinete
E.P.


image_print

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha invertido casi tres millones de euros en las medidas más urgentes de carácter preventivo y de contención de plagas para combatir el decaimiento de pinos negrales o resineros, un fenómeno que afecta a 2.000 hectáreas de masas forestales del Parque Natural Sierra de Baza.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha visitado las actuaciones que se están llevando a cabo en los términos municipales de Caniles y Baza, en la provincia de Granada, en el marco de la resolución aprobada por la Dirección General de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos, que ha impulsado este proyecto de obras de medidas urgentes, cofinanciadas con fodos europeos Feader, y que se ejecutarán durante los próximos 18 meses.

José Fiscal ha explicado que estas medidas urgentes se han desarrollado teniendo en cuenta las directrices marcadas por el plan de acción del grupo de trabajo científico-técnico creado en octubre de 2016 para el estudio de este fenómeno reciente, que se está manifestando en algunas masas forestales tanto de Andalucía como en otras partes del mundo y que, según las investigaciones, está vinculado a los efectos del cambio climático.

Entre las actuaciones, destacan las tareas para mejorar el estado de los árboles aún no afectados o parcialmente afectados y en la corta de pies muertos o decaídos, introduciendo “acciones de fomento de la regeneración natural existente y demostrativas, para que ayuden a determinar los modelos de restauración del paisaje que se puedan llevar a la práctica en sucesivas intervenciones”.

Los factores que provocan este decaimiento forestal son múltiples. Entre ellos, destacan la falta de adaptación de las especies de pinos en algunas altitudes a causa de la modificación de las condiciones climáticas, con un aumento de la temperatura media desde la época en la que se repoblaron esos ejemplares y la disminución de las precipitaciones.

Por esto, el estado de debilidad del arbolado facilita la actuación de insectos perforadores, como la cochinilla, y de otras posibles plagas y enfermedades. Para Fiscal, “el objetivo fundamental de estas medidas es hacer todo lo posible para contener la incidencia de las plagas”.

No obstante, hay que ser conscientes de que existe un “escenario de cambio de condiciones climáticas y ambientales que tendrá efecto progresivo en la vegetación”, ha agregado el titular andaluz de Medio Ambiente.

En presencia de las delegadas del Gobierno y de Medio Ambiente de la Junta en Granada, Sandra García e Inmaculada Oria, el consejero ha recalcado que el Ejecutivo andaluz cumple sus compromisos, y, tal y como se acordó en la Junta Rectora del Parque Natural Sierra de Baza el pasado verano, ya se están poniendo en marcha estas obras.

Asimismo, ha señalado que, ante la complejidad del problema, la participación de investigadores es fundamental para abordarlo con criterio, rigor y coherencia. Según José Fiscal, “al ser un fenómeno nuevo y que preocupa muchísimo, estamos realizando un esfuerzo de comunicación para aportar toda la información disponible”.

Fiscal ha sostenido que el decaimiento forestal no es local, ya que afecta a otros territorios y se está manifestando tanto en otras r regiones españolas como en otros países, como Estados Unidos o Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *