Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

La Junta hace más de 240 inspecciones sobre publicidad de productos y servicios

En Granada se han llevado a cabo 34 controles con el fin de mejorar la calidad de la información que llega a la ciudadanía y evitar prácticas engañosas

Foto genérica de una mujer buscando en un ordenador | Autor: Archivo GD
E.P.


image_print

Los Servicios Provinciales de Consumo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía lleva a cabo una campaña de inspección sobre la publicidad de productos y servicios a través de un total de 240 controles que se efectúan en folletos y prensa, radio y televisión, entre otros soportes.

En este ámbito se ha detectado, según se desprende de los resultados de la campaña realizada por Consumo en 2014, un nivel de incumplimiento del 41 por ciento con algún tipo de infracción relacionada con los derechos de las personas consumidoras, especialmente por ser considera práctica desleal y, en caso de que un producto se encuentre agotado, no facilitar la reserva del mismo artículo en las mismas condiciones anunciadas.

Según un comunicado, el objetivo de esta campaña, en la que se llevan a cabo inspecciones de publicidad de carácter local, regional y nacional, es velar por el cumplimiento de las normas que garantizan los derechos de las personas consumidoras y conseguir con ello una mejora en la calidad de la información, así como en las ofertas de bienes y la prestación de servicios a las personas consumidoras en Andalucía. La ciudadanía debe saber que la publicidad de bienes o servicios es vinculante para la empresa que la realiza.

Para el presente ejercicio se ha decidido que el 30 por ciento de los controles recaigan sobre publicidad en radio y televisión. Para esto, se dispone del apoyo del Consejo Audiovisual de Andalucía, que presta colaboración mediante grabaciones de un día íntegro de publicidad de las cadenas de televisión nacionales con más audiencia y de varias cadenas de radio.

Por provincias, se desarrollan 20 controles en Almería, 30 actuaciones en Cádiz, 29 en Córdoba, 34 en Granada, 19 en Huelva, 34 en Jaén, 37 en Málaga y otras 37 en Sevilla, hasta completar las 240 inspecciones previstas sobre publicidad en toda Andalucía.

En concreto, los inspectores de Consumo supervisan si la publicidad cumple la obligación de no incluir en la publicidad elementos que puedan considerarse como prácticas comerciales desleales, como por ejemplo ofrecer datos engañosos sobre el cumplimiento de determinados códigos de conducta u otros distintivos de calidad que luego no sean ciertos.

También se controlan las denominadas prácticas promocionales engañosas, como puede ser una oferta que se haga a un precio determinado cuando realmente el empresario sabe a ciencia cierta que no habrá productos o servicios disponibles en una cantidad razonable para poder dar respuesta en un periodo también razonable a la demanda que se genere a raíz de dicha oferta. En este extremo, se vigilarán especialmente las expresiones como Oferta válida hasta fin de existencias que, cuando aparece sin ninguna información adicional, podría considerarse engañosa.

La empresa debe disponer de existencias de los productos para el periodo que dure la oferta publicitaria. Si no es así, la persona consumidora tiene derecho a que se le entregue el mismo producto u otro similar sin demoras injustificadas.

Las ofertas de bienes y servicios a un precio determinado por “liquidación” también serán objeto de inspección para comprobar que efectivamente quien anuncia dichos productos en esas condiciones se encuentra en esa situación en virtud de la Ley de Ordenación de Comercio Minorista. Igualmente, también se controlan las prácticas comerciales que ofrezcan un premio, de forma automática o bien en un concurso o sorteo, sin que finalmente se concedan los obsequios descritos u otros de calidad y valor equivalente.

Ofrecer un producto o servicio como “gratuito”, y que después se obligue al consumidor a abonar alguna cantidad distinta a la de los gastos del envío es otra práctica de competencia desleal que se vigilarán durante esta campaña, así como las ofertas engañosas que proclaman falsamente que un producto o servicio puede curar una enfermedad o tiene beneficios para la salud.

En relación con la publicidad, la Secretaria General de Salud Pública y Consumo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía recomienda a las personas consumidoras, además de conocer sus derechos y actuar cuando crean que éstos han sido vulnerados, mantener una actitud crítica, no comprar por impulso, no dejarse presionar por una publicidad agresiva, conservar todos los documentos (como folletos o catálogos) y estudiar bien la letra pequeña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *