Miércoles, 26 Julio, 2017

            

La Junta garantiza “seguridad jurídica” entre críticas por el “retraso” en la implantación de la Lomce

Los planes de estudio garantizan el mantenimiento del bilingüismo y el plurilingüismo, en los que la comunidad autónoma es pionera y referente en el conjunto de España

Adelaida de la Calle | Foto: archivo GD
E.P.


image_print

La Consejería de Educación de la Junta de Andalucía ha garantizado la “seguridad jurídica” en las actuaciones autonómicas respecto a la implantación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el Bachillerato, para lo cual esta semana ha publicado los decretos de ordenación, lo que le ha valido las críticas de varios partidos por el “retraso” en acometer este paso.

Durante una comparecencia a petición del Grupo Socialista y de Podemos en la Comisión de Educación del Parlamento de Andalucía, la titular del ramo, Adelaida de la Calle, ha explicado que la comunidad decidió sacar dos decretos diferentes al tratarse de etapas educativas distintas, lo que hacía “conveniente” un tratamiento individualizado.

Asimismo, De la Calle ha insistido en la importancia de evitar cerrar a los centros a una determinada oferta educativa, brindando la “autonomía” de los mismos a iniciativas curriculares “acordes a sus necesidades y entornos”.

Como principales premisas, se ‘blinda’ la autonomía de los centros para sus propias iniciativas respecto al currículum educativo, evitando cerrar la oferta formativa, y se garantiza la continuidad de las plantillas docentes gracias a una estructura de asignaturas y cargas horarias estudiadas que mantiene las materias de libre configuración a opción de cada centro.

Mientras que en Bachillerato se mantienen las dos vías en Artes (Artes Escénicas y Artes Plásticas y Diseño), ahora denominadas ‘itinerarios’, en la ESO el currículo asegura la educación artística y tecnológica del alumnado de esta etapa, así como el acceso en todos los cursos a una segunda lengua extranjera. También se mantiene en 3º la materia de libre configuración ‘Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos’.

Los planes de estudio garantizan el mantenimiento del bilingüismo y el plurilingüismo, en los que la comunidad autónoma es pionera y referente en el conjunto de España. Un total de 321.685 alumnos de Primaria, Secundaria y Bachillerato reciben este curso formación en inglés, francés o alemán en 1.211 centros sostenidos con fondos públicos.

Por otro lado, para responder a la adecuada atención a todo el alumnado se organizarán los Programas de Mejora y Aprendizaje del Rendimiento en sustitución de los de Diversificación Curricular, que la Lomce elimina. Además, en 1º y 4º de la ESO habrá acceso a refuerzo de las materias troncales, siendo ésta una medida decisiva para que quienes lo precisen logren alcanzar los objetivos propuestos para la etapa.

El currículo de Bachillerato, por su parte, favorece la especialización del alumnado en función de sus intereses y de su incorporación con responsabilidad y competencias a estudios posteriores o a la vida laboral.

Se crea ‘Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos’ como materia alternativa a la Religión y se mantienen las de Segunda Lengua Extranjera en 1º de Bachillerato y de Historia de la Filosofía en 2º, ambas para las tres modalidades existentes, así como la simultaneidad de estudios en los conservatorios profesionales de Música y Danza.

“Andalucía ha tenido que implantar la Lomce: hemos trabajado en elaborar una normativa autonómica minimizando, no se puede hacer una maravilla de algo desastroso, pero tenemos que cumplir la ley”, ha resumido la consejera, que también ha señalado que las instrucciones para cumplir los decretos “están hechas” y que se aumentarán los recursos necesarios.

LA VERSIÓN DE LOS GRUPOS

Por parte de los grupos, la parlamentaria popular María Francisca Carazo ha criticado que ya con la implantación de la reforma educativa en Primaria “dificultaron” el inicio de curso con unas instrucciones “chapuceras”, “incompletas” y “plagadas de errores”, al tiempo que lanzaban el “peligroso” mensaje de ‘no me gusta una ley y la incumplo’.

“No se puede retrasar la aplicación, las leyes están para cumplirlas”, ha recordado la diputada del PP, que lamenta la “incertidumbre”, “inquietud” y el “caos” en el que han “sumido” a los centros educativos en un marco estratégico de “confrontar por confrontar”. “Tienen que cambiar de actitud”, ha señalado.

También el Grupo de Podemos ha hecho hincapié en la excesiva demora del proceso. La parlamentaria Libertad Benítez ha criticado la “excesiva burocratización”, con centros docentes “al borde del colapso”, y también ha puesto el foco en “un modelo tecnocrático que atrofia el desarrollo de la inteligencia si no se aborda de una manera mucho más compleja”.

De su lado, la diputada de Ciudadanos Marta Escrivá, que ha expresado la intención de su grupo de mejorar una ley “de obligado cumplimiento”, ha recalcado la conveniencia de reforzar el personal y ha criticado que los alumnos sigan durante varios años con los mismos libros de texto.

En lo tocante a la posición de IULV-CA, el parlamentario Antonio Maíllo ha afirmado que “no es de recibo que no se empiece con los equipos docentes a elaborar los contenidos curriculares hasta septiembre”, en lo que ha calificado como una muestra de “imprevisión”, al tiempo que ha invitado a no “obsesionarse” con la actitud empresarial y emprendedora y ha recalcado la repercusión en los cupos de profesorado.

Por último, el diputado socialista Diego Ferrera ha centrado su intervención en la crítica a la Lomce, “aprobada por el rodillo de la mayoría absoluta que disfrutó el gobierno del PP”. Aunque ha precisado que “hay que respetarla”, ha recordado que “se hizo un intento por dar una solución desde la socialdemocracia a España con un Gobierno presidido por Pedro Sánchez, pero se dijo que no”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *