Lunes, 16 enero, 2017

La Junta embarga parte de la beca Erasmus de una estudiante para cobrarle una asistencia sanitaria

La consejera de Salud defiende la actuación de la Administración autonómica, que actuó así para "no prevaricar"



image_print

La Junta de Andalucía ha embargado parte de la beca Erasmus de una estudiante canaria para cobrarle una asistencia sanitaria en Urgencias en el Hospital Clínico de Granada, si bien, una vez comprobado que sí tiene derecho a recibir la prestación de manera gratuita, le devolverá el importe retenido, de unos 140 euros.

Así lo ha señalado a preguntas de los periodistas la consejera de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, quien ha defendido la actuación de la Administración autonómica en este caso porque, de haber hecho lo contrario, podría haber “prevaricado”.

Según ha explicado, la joven, cuya familia llevó su caso ante el Defensor del Pueblo Andaluz, según publica el diario ‘Ideal’, se dirigió a Urgencias del Clínico por una patología “banal” en febrero de 2011, y fue atendida por los facultativos, si bien no presentó su tarjeta sanitaria, por lo que se le informó de que debía hacerlo en los diez días siguientes.

La estudiante, según la consejera, no lo hizo, y se le remitieron hasta dos cartas, una con acuse de recibo, requiriéndosele de nuevo la documentación, a la que tampoco contestó. Así, el procedimiento pasó a manos de la Consejería de Hacienda, que finalmente le comunicó el embargo. Fue entonces cuando ya la familia sí respondió acreditando que la joven tenía derecho a la prestación sanitaria gratuita, por lo que lo embargado se le devolverá finalmente.

La consejera ha defendido así que los pasos que siguió el hospital en este caso fueron los adecuados, y ha incidido en que si los trabajadores no hubieran actuado de la forma en la que lo han hecho “habrían cometido algún tipo de prevaricación”. Sánchez Rubio, que ha recordado que en Andalucía la cobertura sanitaria es universal, ha incidido en que lo que sí se exige es una acreditación o cartilla sanitaria. “Hay que acostumbrarse a no actuar con lo público como si no tuviera importancia”, ha destacado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *